EL IMPOSTOR (2012)

    Titulo original: The Imposter
    Año: 2012
    País: Gran Bretaña
    Duración: 90 min.
    Dirección: Bart Layton
    Guión: Bart Layton
    Música: Anne Nikitin Temas musicales: "You Rascal You", interpretado por Hanni El Khatib; "Queen Bitch", interpretado por David Bowie; "Listen to the Music", interpretado por The Doobie Brothers; "The Wind", interpretado por Cat Stevens; "He Had a Long Chain On", interpretado por Jimmy Driftwood; y "Wayfaring Stranger", interpretado por 16 Horsepower.

    Intérpretes

    Adam O`Brian, Anna Ruben, Cathy Dresbach, Alan Teichman, Iván Villanueva, Mar�a Jesús Hoyos, Anton Martí, Amparo Fontanet, Ken Appledorn, Carey Gibson, Bryan Gibson, Beverly Dollarhide, Frédéric Bourdin, Nancy Fisher, Phillip French, Codey Gibson, Charlie Parker, Bruce Perry, Allie Hosteiler, Kevin Hendricks, Sylvie Cohen, John Geiger, Debbie Jennings, L.T. Kidd y Karen Lewsader.

    Premios

    Premio BAFTA de la Academia de Cine Británico al Mejor Director o Productor Debutante (Bart Layton y Dimitri Doganis). Mominada al BAFTA al Mejor Documental. Gran Premio del Jurado del Festival de Cine de Sundance.

    Sinopsis

    Historia, sorprendente y llena de giros, que comienza con una perturbadora desaparición, la de Nicholas Barclay, un niño de Texas de 13 años que desaparece sin dejar rastro. Tres años y medio después se reciben noticias asombrosas sobre el caso: el niño ha sido hallado a miles de kilómetros, en España, y dice que ha sobrevivido a un calvario de secuestro y torturas de un grupo de enigmáticos secuestradores. Su familia está ilusionada y encantada de tenerlo de vuelta a pesar de lo extraño de la situación, pero las cosas se vuelven aun más extrañas una vez de vuelta a Texas. Aunque la familia le acepta, las dudas rodean a la persona que dice ser Nicholas. ¿Cómo es posible que el hijo rubio y de ojos azules de los Barclay haya vuelto con la piel y los ojos más oscuros? ¿Cómo pueden haber cambiado de una forma tan profunda su personalidad y hasta su acento? ¿Por qué la familia parece no notar unas diferencias tan manifiestas? Y si esta persona que ha llegado a Texas no es el niño desaparecido de los Barclay… ¿quién diablos es? ¿Y qué es lo que en realidad le pasó a Nicholas?

    Comentario

    Si Bart Layton ha echado, o no, el resto en este espléndido debut, lo sabremos con su próximo título, en caso de que lo haya, claro. De cualquier forma, es indudable que estamos ante el pseudo-documental más absorbente, maquiavélico y atractivo que hemos visto en mucho tiempo. Por un lado, "El impostor" funciona de maravilla considerado como un juego de círculos concéntricos: sin ir más lejos, la cabeza del delincuente francés que suplanta al americano se nos abre narrativamente de manera impecable para contarnos cómo era antes y cómo es ahora, cómo se organizó, de qué manera tocó las teclas precisas para abrirse paso y cómo consiguió burlar los más severos controles, "colarse", vamos, que era su objetivo. Todo eso está contado de forma -más que coherente- espeluznante. Por otro lado, la respuesta de la familia del desaparecido es, cuando menos, intrigante, si no alarmante al máximo. Y ahí, Layton juega su baza más potente y empieza a meternos en el cuerpo esa rara sensación del "¿pero qué está pasando?" Es el momento justo en que dejamos de pisar tierra firme. Esa inquietud, convertida a ratos en auténtico miedo, funciona como un cronómetro que va dosificando las cantidades exactas de tensión para no arruinar un final que introduce, como mandan los cánones, un perfecto "crescendo". Si a todos esos triunfos le añadimos una indiscutible destreza en la forma de rodar y en la puesta en escena, obtenemos sin discusión una película redonda que pone muchas cosas en tela de juicio. Tantas, que da pavor. O sea: ¡bingo!