EL HOMBRE SIN PASADO (2010)

    Titulo original: Ajeossi
    Año: 2010
    País: Corea del Sur
    Duración: 119 min.
    Dirección: Lee Jeong-beom
    Guión: Lee Jeong-beom
    Música: Shim Hyun-jung

    Intérpretes

    Bin Won, Thanayong Wongtrakul, Kim Sae-ron, Kim Seong-oh, Kim, Hyo-seo, Kim Hee-won, y Kim Tae-hoon Kim.

    Sinopsis

    Cha Tae-shik (Wom Bin) es un prestamista que vive solo en un edificio donde su única amiga es Jeong So-mi (Kim Sae-ron), la hija de 10 años de su vecina drogadicta Kim Hyo-jeong (Kim Hyo-seo) que trabaja como bailarina exótica. Un día, ésta comete el error de robar un paquete de droga los unos mafiosos para los que trabaja y, tras esconderlo en la bolsa de una cámara, la empeña en el negocio de Tae-shik. Al descubrirlo, los mafiosos torturan a Hyo-Jeong hasta que les dice donde está, destrozan su casa y envían a la tienda a unos matones pero el prestamina les logra dominar, por lo que secuestran a la niña y a la madre, obligando a Tae-shik a realizar una peligrosa entrega para ellos, a cambio de liberar a Hyo-jeong y a su hija. Pero lo que no imaginan es el oscuro y violento pasado de Tae-shik, y el infierno que desatará a su paso con tal de liberar a su joven amiga. Todo forma parte de un plan muy complicado para eliminar a su propio jefe y, cuando el prestamista descubre que se trata de una trampa y que los criminales están obligados a vender los órganos de So-mi al mejor postor, no duda en recuperar el lado oscuro y violento de su personalidad al que había renunciado años atrás.

    Comentario

    Thriller de acción surcoreano sobre un ex agente al que le han borrado la memoria, pero al que una serie de acontecimientos le han darse cuenta que ha sido una máquina entrenada para matar. La película se enmarca en los grandes éxitos del cine de Corea del Sur de la primera década del siglo XXI, con una superestrella local, Won Bin, como gran protagonista. La película huye de cualquier perfil psicológico de los personajes, que están construidos de forma muy arquetípica, compensados con un montaje frenético en el que el ritmo no decae ni un minuto.