EL HOMBRE DE AL LADO

    Titulo original: El hombre de al lado
    Año: 2009
    País: Argentina
    Duración: 103 min.
    Dirección: Mariano Cohn y Gastón Duprat
    Guión: Andrés Duprat
    Música: Sergio Pangaro

    Intérpretes

    Rafael Spregelburd, Daniel Aráoz, Eugenia Alonso, Inés Budassi, Lorenza Acuña, Eugenio Scopel, Debora Zanolli, Bárbara Hang, Enrique Gagliesi y Rubén Guzmán.

    Premios

    Premio a la Mejor Película en el Festival de Mar del Plata. Nominada al Goya a la Mejor Película Iberoamericana.
    Premio a la Mejor Fotografía en el Festival de Sundance

    Sinopsis

    Todo comienza con una maza golpeando una pared que quiebra el silencio y la paz entre dos casas colindantes. La historia de un conflicto entre dos vecinos. Leonardo (Rafael Spregelburd), diseñador industrial, famoso, políglota, esnob y soberbio, que vive con su mujer y su hija preadolescente en una casa famosa por haber sido diseñada por Le Corbusier. En la casa de al lado vive Víctor (Daniel Aráoz), posible vendedor de autos usados, hortera, prepotente y vulgar a más no poder. Cuando Víctor decide hacer una ventana para tener más luz, sin pedir permiso a nadie, comienza el problema: porque Leonardo asegura que esa ventana invade su intimidad. Hasta entonces, ninguno de ellos sabía de la existencia del otro, pero este conflicto provoca el encontronazo, el enfrentamiento entre dos hombres antagónicos por la construcción de una ventana. Víctor decide hacerla para tener más luz, para “atrapar esos rayitos de sol” que se le escapan, según sus palabras. Y Leonardo asegura que esa ventana invade su intimidad. Y además estropea un edificio emblemático.

    Comentario

    Una comedia que enfrenta a dos seres antagónicos, dos vecinos de muy diferentes caracteres, psicología y condición social, que surge a partir de la construcción de una ventana. La trama sirve a los directores, Mariano Cohn y Gastón Duprat, que llevan años trabajando juntos, como responsables de programas de televisión, como guionistas y como directores de largometrajes, para ampliar la mirada y presentar este microcosmos como símbolo de la sociedad actual. Los directores han buscado romper con los estereotipos argentinos, transgredir, utilizar un humor muy irreverente y trabajar a fondo las psicologías de los personajes: Víctor es un hombre rústico, directo, invasor, que logra asomarse a la vida del otro. Se muestra tan impune como natural. Por el contrario, Leonardo está acostumbrado a ser observado. Vive con su mujer y su hija en una casa modelo, que es visitada y fotografiada por cuantos transeúntes curiosos pasan delante. Su hogar es silencioso y de múltiples ventanas y su fama como diseñador lo expone a la vida pública con la que coquetea.