EL FORAJIDO (1950)

    180
    Titulo original: The Lawless
    Año: 1950
    País: EE.UU.
    Duración: 83 min.
    Dirección: Joseph Losey
    Guión: Geofrey Homes, basado en su novela, firmada con su auténtico nombre de Daniel Mainwaring The Voice of Stephen Wilder.
    Música: Mahlon Merrick.

    Intérpretes

    Macdonald Carey, Gail Russell, Johnny Sands, Lee Patrick, John Hoyt, Lalo Rios, Maurice Jara, Walter Reed, Herbert Anderson, Argentina Brunetti, William Edmunds, Gloria Winters, Martha Hyer, Frank Fenton, Paul Harvey, Felipe Turich, Ian MacDonald, Noel Reyburn, Tab Hunter, Russ Conway, James Bus, Julia Faye, Howard Negley y Gordon Nelson.

    Sinopsis

    Un antiguo corresponsal, Larry Wilder (Macdonald Carey) en el extranjero de grandes periódicos norteamericanos edita en el pueblo de Santa Marta su propio diario. En un baile que tiene lugar en el barrio chicano, donde se agrupan los braceros de origen mexicano que trabajan para los terratenientes anglosajones, Larry conoce a Sunny García (Gail Russell), la hija del editor de un semanario dirigido a esta comunidad y editado en español, en el que Sunny trabaja como periodista. Cuando un grupo de jóvenes adinerados anglosajones hace irrupción en el baile, se origina un tumulto. Un joven recolector de fruta, Pablo Rodríguez (Lalo Ríos), golpea involuntariamente a un policía y, asustado por las consecuencias de su acto, huye precipitadamente. A partir de entonces es víctima de una implacable persecución por parte de los habitantes del pueblo, que pretenden lincharle. Únicamente Larry Wilder, el antiguo corresponsal y actual editor, le defiende, convencido de su inocencia.

    Comentario

    Segundo largometraje de Joseph Losey, que rodó íntegramente en escenarios naturales (por primera vez Losey utiliza el decorado como un personaje más, algo que sería una constante en su cine posterior) y que muestra el choque de la cultura dominante anglosajona con la chicana a través de una intriga con elementos melodramáticos ambientada en un pueblo californiano donde los emigrantes mexicanos trabajan como braceros en los campos de cultivo de grandes terratenientes anglosajones. Se trata de una eficaz película de bajo presupuesto (costó 150.000 dólares) que consagró a Losey como un gran director.