EL FIN ES MI PRINCIPIO

    Titulo original: Das Ende ist mein Anfang
    Año: 2010
    País: Alemania - Italia
    Duración: 96 min.
    Dirección: Jo Baier
    Guión: Folco Terzani y Ulrich Limmer, basado en el libro homónimo de Tiziano Terzani y Folco Terzani.
    Música: Ludovico Einaudi

    Intérpretes

    Bruno Ganz, Elio Germano, Erika Pluhar, Andrea Osvárt, Nicolò Fitz-William Lay.

    Sinopsis

    Al final de su agitada vida, Tiziano Terzani (Bruno Ganz); aventurero, apasionado periodista y autor de renombre, se retira junto a su mujer Angela (Erika Pluhar) en la casa que la familia tiene en la Toscana. Quiere morir en su país de origen y en paz consigo mismo. Se prepara para cerrar el círculo de la vida, pero antes pide a su hijo, Folco (Elio Germano) que vive en Nueva York, que venga a visitarlo por última vez. Quiere contarle la historia de su vida; su infancia y juventud en Florencia, las tres décadas que pasó como corresponsal asiático para la revista alemana Der Spiegel. También desea contarle el trascendental viaje que emprende hacia la espiritualidad, tras haberle sido diagnosticado un cáncer, en donde llega a encontrarse a sí mismo. O los tres años que pasó junto a un sabio en el Himalaya y que se convirtieron en una experiencia clave en su vida. Eso fue lo que le permitió afrontar la muerte con calma. No obstante, antes de morir quiere transmitir su legado a Folco. Tras las conversaciones que mantienen padre e hijo, se crea una gran complicidad entre ambos y, poco a poco, las tensiones entre ellos van disminuyendo. Después de la muerte de su padre, Folco esparce sus cenizas en la cima de una montaña y deja que el viento se las lleve. Más tarde publicará el libro que su padre le pidió escribir: “El fin es mi principio”.

    Comentario

    Un padre, un hijo y el gran viaje de la vida Adaptación de un famoso libro de Tiziano Terzani, un hombre extraordinario que lo ha vivido todo que, cuando ve acercarse su fin, decide llamar a su hijo para reunirse con él por última vez en su casa de la Toscana. Su intención es compartir unas valiosas conversaciones sobre la vida que ha llevado como corresponsal de prensa en el sureste asiático, los cambios políticos y sociales de los que ha sido testigo, y la transformación espiritual que ha experimentado en sus últimos años. Pero lo más importante para él es transmitir a su hijo cómo prepara el terreno para la última gran aventura que le queda por vivir. La película habla de esperanza y de una gran revelación sobre el sentido de la vida, dos cosas sobre las cuales Tiziano Terzani reflexionó mucho. Además transmite la idea de una muerte sin desolación. Se puede estar triste al morir, pero no desolado. La conclusión es que hay que llegar a aceptar la muerte como algo que forma parte de nuestro destino.