EL FANTASMA DE LA ÓPERA (1925)

    449
    Titulo original: The Phantom of the Opera
    Año: 1925
    País: EE.UU.
    Duración: 106 min.
    Dirección: Rupert Julian
    Guión: Elliott J. Clawson, basado en la novela homónima de Gaston Leroux
    Música:

    Joseph Carl Breil (1925, premiere), Sam Perry (1929), Gabriel Thibaudeau (1990), Rick Wakeman (1990), Roy Budd (1993), Carl Davis (1996)


    Intérpretes

    Lon Chaney, Mary Philbin, Norman Kerry, Arthur Edmund Carewe, Gibson Gowland, John St. Polis, Snitz Edwards, Mary Fabian, Virginia Pearson, Alma Wayne, Olive Ann Alcorn, Betty Allen, Betty Arthur, Joseph Belmont, Alexander Bevani, Earl Gordon Bostwick, Ethel Broadhurst, Edward Cecil, Ruth Clifford, Chester Conklin, Roy Coulson, Bruce Covington, Ward Crane, George Davis, Juan De Mora, Madame Fiorenza, Alan George, Cesare Gravina, William Humphrey, Carla Laemmle, Edward Martindel, Grace Marvin, John Miljan, Templar Saxe, Bernard Siegel, Harry Tenbrook, William Tyroler, Vola Vale,John St. Polis Ellinor Vanderveer, Anton Vaverka, Josephine Haynes Webster, George B. Williams, Ed Wolff y Edith Yorke.

    Sinopsis

    El debut de la nueva temporada en la Ópera de París se abre con una producción del «Fausto» de Gounod. Asisten el conde Philippe de Chagny (John St. Polis) y su hermano, el vizconde Raoul de Chagny (Norman Kerry). Raoul está allí solo con la esperanza de escuchar cantar a su amada Christine Daaé (Mary Philbin). Christine ha hecho un ascenso repentino del coro a suplente de Mme. Carlota (Mary Fabian), la prima donna. Raoul la visita en su camerino durante un intervalo de la actuación y le da a conocer sus intenciones de que desea que Christine renuncie y se case con él. Christine se niega a permitir que su relación se interponga en el camino de su carrera. En el apogeo de la temporada más próspera en la historia de la Ópera, la dirección dimite repentinamente. Al salir, les cuentan a los nuevos gerentes de la existencia un fantasma (Lon Chaney) que es «el ocupante del palco número 5», entre otras cosas. Los nuevos gerentes se ríen como una broma, pero la antigua gerencia se va preocupada. Después de la actuación, las bailarinas se ven perturbadas por la visión de un hombre misterioso con un fez merodeando por los sótanos, y se preguntan si podría ser el Fantasma. Mientras tanto, Mme. Carlotta, la prima donna, ha recibido una carta de «El Fantasma», exigiendo que Christine cante el papel de Marguerite la noche siguiente, amenazando con terribles consecuencias si no se cumplen sus demandas. En el camerino de Christine, una voz invisible advierte a Christine que debe ocupar el lugar de Carlotta el miércoles y que solo debe pensar en su carrera y su maestro. Al día siguiente, en un jardín cerca de la Ópera, Raoul conoce a Christine y le pide que reconsidere su oferta. Christine admite que ha sido instruida por una voz divina, el «Espíritu de la Música», y que ahora es imposible detener su carrera. Raoul le dice que cree que alguien le está gastando una broma y ella se marcha furiosa. El miércoles por la noche, Christine ocupa el lugar de Carlotta en la ópera. Durante la actuación, los gerentes ingresan al Palco 5 y se sorprenden al ver una figura sombría sentada allí, que pronto desaparece cuando no están mirando. Más tarde, Simon Buquet (Gibson Gowland) encuentra el cuerpo de su hermano, el tramoyista Joseph Buquet (Bernard Siegel), colgado de una soga y jura venganza. Carlotta recibe otra nota perentoria del Fantasma. Una vez más, exige que ella diga que está enferma y deje que Christine asuma su papel. Los gerentes reciben una nota similar, reiterando que si Christine no canta, presentarán a Fausto en una casa con una maldición. La noche siguiente, a pesar de las advertencias del Fantasma, una desafiante Carlotta aparece como Marguerite. Durante la actuación, el gran candelabro de cristal que cuelga del techo se deja caer sobre la audiencia, aplastando a algunas personas hasta la muerte. Christine entra por una puerta secreta detrás del espejo de su camerino, descendiendo a las profundidades más bajas de la Ópera. Ella conoce al Fantasma, quien se presenta como Erik, y le declara su amor; Christine se desmaya y Erik la lleva a una suite subterránea fabricada para su comodidad. Al día siguiente, encuentra una nota de Erik que le dice que es libre de ir y venir cuando quiera, pero que nunca debe mirar detrás de su máscara. Mientras el Fantasma está preocupado tocando su órgano, Christine se acerca sigilosamente detrás de él y juguetonamente le arranca la máscara, revelando su rostro deformado con forma de calavera. Enfurecido, el Fantasma declara que ahora ella es su prisionera. Ella le suplica que la deje cantar de nuevo, y él cede, permitiéndole visitar la superficie por última vez si promete no volver a ver a Raoul. Liberada del subsuelo, Christine se encuentra con Raoul en el baile de máscaras anual, en el que aparece el Fantasma disfrazado de «Muerte Roja» de Poe. Raoul y Christine huyen al techo de la Casa de la Ópera, donde ella le cuenta sus experiencias debajo de la Casa de la Ópera. Sin que ellos lo sepan, el Fantasma está escuchando cerca encima de una estatua. Raoul jura llevar a Christine a salvo a Londres con él después de su próxima actuación. Cuando salen del techo, un hombre misterioso se les acerca. Consciente de que el Fantasma está esperando abajo, lleva a Christine y Raoul a otra salida. La noche siguiente, durante su actuación, Christine es secuestrada por el Fantasma. Raoul corre a su camerino y se encuentra con el hombre misterioso de la víspera, que se revela como el inspector Ledoux (Arthur Edmund Carewe), un policía secreto que ha estado siguiendo a Erik desde que escapó como prisionero de la Isla del Diablo. Ledoux revela la puerta secreta de la habitación de Christine y los dos hombres entran en las catacumbas de la Ópera en un intento por rescatar a Christine. Caen en la mazmorra del Fantasma, una cámara de tortura diseñada por él. Philippe, que también encontró su camino hacia las catacumbas en busca de su hermano, es ahogado por Erik, quien regresa a su guarida para encontrar a los dos hombres atrapados en la cámara de tortura. El Fantasma somete a los dos prisioneros a un calor intenso; logran escapar de la cámara abriendo una trampilla en el piso. En la cámara de abajo, el Fantasma cierra una puerta, encerrándolos con barriles llenos de pólvora. Él hace que la habitación se inunde. Christine le ruega al Fantasma que salve a Raoul, prometiéndole cualquier cosa a cambio, incluso convertirse en su esposa. En el último segundo, el Fantasma abre una trampilla en su piso a través de la cual se salvan Raoul y Ledoux. Una turba liderada por Simon Buquet se infiltra en la guarida del Fantasma. Cuando la multitud se acerca, el Fantasma intenta huir con Christine en el carruaje que esperaba fuera a Raoul y Christine. Mientras Raoul salva a Christine, el Fantasma es asesinado a golpes por la turba y arrojado al río Sena. En un breve epílogo, se muestra a Raoul y Christine en su luna de miel en Viroflay.

    Comentario

    Un hito en el cine mudo de terror gótico gracias a la interpretación de Lon Chaney, el hombre de las mil caras, que bebe de la poesía del folletín y del melodrama, primera adaptación de la novela homónima de Gaston Leroux, de las seis versiones cinematográficas existentes: En los sótanos de la Ópera de París vive oculto el misterioso Eric, hombre de voz de ángel y rostro desfigurado de demonio, que acecha entre pared y pared a la hermosa soprano Christine Daeé, a la que desea catapultar hasta la cima de la fama. El filme fue producido por el mítico Carl Laemmle.