EL EVANGELIO DE LAS MARAVILLAS (1998)

    20
    Titulo original: El evangelio de las maravillas
    Año: 1998
    País: México – España – Argentina
    Duración: 112 min
    Dirección: Arturo Ripstein
    Guión: Paz Alicia Garciadiego
    Música: David Mansfield

    Intérpretes

    Francisco Rabal, Katy Jurado, Flor Eduarda Gurrola, Carolina Papaleo, Bruno Bichir, Patricia Reyes Spíndola, Rafael Inclán, Rodrigo Ostap, Angelina Peláez, Gina Morett, Juan Carlos Colombo, Rafael Velasco, Marta Aura, Asunción Balaguer, María Teresa Mondragón, Julieta Egurrola, Adalberto Parra, Joaquín Jurado, Guillermo Iván, Said Manuel Jiménez, Blanca Muñoz, Zaide Silvia Gutiérrez y Lourdes Jáuregui.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Un Certain Regarde del Festival Internacional de Cine de Cannes Seleccionada para el Festival de Cine de Mar de Plata.

    Sinopsis

    Nueva Jerusalén es una congregación religiosa apiñada en un rincón de la ciudad, liderada por papá Basilio (Francisco Rabal) y mamá Dorita (Katy Jurado). Los miembros de la congregación están esperando la segunda venida de Cristo y el fin del mundo. El cine bíblico hollywoodense les ha enseñado todo cuanto saben, incluso a vestirse con un traperío de colorinches una vez que se han despojado de todos sus bienes materiales y los han depositados en el lugar que el templo les tiene reservado. Mamá Dorita, que hace trampa cuando juega al dominó, es la profeta y líder indiscutible junto con su esposo Papá Basilio, un cura español exiliado, tiene debilidad por el vino y fervor por las películas –especialmente Charlton Heston en “Los Diez Mandamientos”. Todos son bienvenidos en la comunidad, y los fieles también admiten a Nélida (Carolina Papaleo), una prostituta, y Tomasa (Flor Eduarda Gurrola), una adolescente callejera. Las dos huyen de la miseria de la vida cotidiana. Mamá Dorita está moribunda, y acoge a Tomasa como la nueva profeta para ocupar su lugar, y que se aprovechará de la situación, como la «elegida» para ser la nueva madre de Cristo y convertirse en la cabeza espiritual de la comunidad. En su ascenso al poder religioso, Tomasa se rebela e impone reglas poco usuales. Como una abeja reina, ella es la única que puede tener relaciones sexuales, y debe tenerlas con cada uno de los hombres antes de lograr la salvación de la secta.

    Comentario

    Tras grandes películas como “Principio y fin” y “Profundo carmesí”, el mexicano Arturo Ripstein, en colaboración con su guionista Paz Alacia Garciadiego, realiza el filme, partiendo de la recreación del mundo de una secta religiosa aparecida en México en los años setenta. Mamá Dorita y papá Basilio, encarnados por unos espléndidos Katy Jurado y Paco Rabal, dan albergue a un grupo de discípulos que esperan el fin del mundo. Los ritos de la secta recuerdan películas del Hollywood de los cincuenta; y Mamá Dorita lleva el liderazgo junto a Basilio, un cura español, exiliado, con debilidad por el vino y las películas. Éste, que está a punto de morir, elige como la nueva profeta a Tomasa, una adolescente callejera que se rebelará y acabará imponiendo sus propias reglas. Una película arriesgada en la que Ripstein vuelve a demostrar su talento a pesar del abigarramiento de conceptos, símbolos religiosos y un tratamiento de la historia que puede desconcertar al espectador.