EL EMPERADOR DEL NORTE (1973)

    475
    Titulo original: Emperor North Pole
    Año: 1973
    Fecha de estreno en España: 30-08-1973
    País: EE.UU.
    Duración: 118 min.
    Dirección: Robert Aldrich
    Guión: Christopher Knopf.
    Música:

    Frank De Vol.
    Temas musicales: «A Man and a Train», interpretado por Marty Robbins.


    Intérpretes

    Lee Marvin, Ernest Borgnine, Keith Carradine, Charles Tyner, Malcolm Atterbury, Simon Oakland, Harry Caesar, Hal Baylor, Matt Clark, Elisha Cook Jr., Joe Di Reda, Liam Dunn, Diane Dye, Robert Foulk, James Goodwin, Raymond Guth, Sid Haig, Karl Lukas, Edward McNally, John Steadman, Vic Tayback, Dave Willock, Don Blackman y Jack Collins.

    Sinopsis

    La acción se sitúa en 1933, cuando la depresión económica norteamericana causa estragos por todo el país. En esta época surge la figura de los railroad men, unos vagabundos que recorren el país en trenes de mercancías a los que suben en marcha. Se trata de una legión de hombres hambrientos y desesperados, dispuestos a todo, incluso a dejarse la vida en las vías. Los jefes de los trenes habían recibido instrucciones muy rigurosas para evitar a estos peligrosos polizones de trenes. Entre los más duros por su intransigencia y ferocidad destaca el jede del tren número 19, llamado Shack (Ernest Borgnine), que hace la ruta del norte. Subirse como polizón clandestino a ese tren era exponerse a lo peor. Pero surge un vagabundo al que llaman el número uno y también el Kaiser (Lee Marvin), que se dispone a aceptar el desafío de Shack y viajar en el tren número 19.

    Comentario

    Una de las grandes películas de Robert Aldrich y de las que tienen mayor fuerza, creando situaciones terriblemente dramáticas y con personajes muy atractivos. El director recrea los años de la Gran Depresión y a los vagabundos que viajan de un lado a otro del país escondidos en trenes de mercancías, a través del enfrentamiento entre uno de estos vagabundos y un violento, sádico y cruel jefe de tren que presume que a él nunca se le ha colado uno como polizón. La gran garra que tiene la película reside por un lado en la creación de una atmósfera capaz de atrapar al espectador desde el primer momento, y por otro en un muy brillante duelo interpretativo entre Ernest Borgnine, como cruel jefe de tren, y Lee Marvin, como el más osado de los vagabundos. Robert Aldrich ya había trabajado con los dos actores en ocasiones anteriores, y aquí les saca lo mejor de sí mismos.