EL DISCURSO DEL REY

    16
    Titulo original: The King`s Speech
    Año: 2010
    País: Gran Bretaña - Australia
    Duración: 118 min.
    Dirección: Tom Hooper
    Guión: David Seidler
    Música: Alexandre Desplat. Temas musicales: "Sinfonía nº 7 en A Mayor: Allegretto", de Ludwig van Beethoven; “Concierto para piano nº 5 Op. 73 (“Emperador”) en E-Flat Mayor: II. Adagio un Poco Mosso", de Ludwig van Beethoven; "Lionel and Bertie"; Overtura de “Las bodas de Fígaro”, de Wolfgang Amadeus Mozart; "Who's Been Polishing The Sun?", interpretado por Bert Ambrose and His Orchestra; "Shout For Happiness", interpretado por Al Bowlly and the New Mayfair Dance Orchestra; y "Concierto para Clarinete en A Mayor: Allegro", de Wolfgang Amadeus Mozart.

    Intérpretes

    Colin Firth, Geoffrey Rush, Helena Bonham Carter, Guy Pearce, Derek Jacobi, Archbishop Cosmo Lang, Robert Portal, Richard Dixon, Paul Trussell, Adrian Scarborough, Andrew Havill, Charles Armstrong, Roger Hammond, Calum Gittins, Jennifer Ehle, Dominic Applewhite, Ben Wimsett, Freya Wilson, Ramona Marquez, David Bamber, Michael Gambon, Jake Hathaway, Patrick Ryecart, Teresa Gallagher, Simon Chandler, Claire Bloom, Orlando Wells, Tim Downie, Dick Ward, Eve Best, John Albasiny, Timothy Spall, Danny Emes, Anthony Andrews, John Warnaby, Roger Parrott, Jensen Freeman, Max Callum, Filippo Delaunay, Sarah Molkenthin, Mary Robinson, Harry Sims y Sean Talo.

    Premios

    Globo de Oro al Mejor Actor Protagonista en una película Dramática (Colin Firth). Nominada a los Globos de Oro a la Mejor Película Dramática, el Mejor Director, al Mejor Actor Secundario (Geoffrey Rush), a la Mejor Actriz Secundaria (Helena Bonham Carter) y al Mejor Guión. Oscar a la Mejor Película, al Mejor Actor Protagonista (Colin Firth), al Mejor Director y al Mejor Guión Original; Nominada al Oscar al Mejor Actor de Reparto (Geoffrey Rush), a la Mejor Actriz de Reparto (Helena Bonham Carter), a la Mejor Fotografía, a la Mejor Música, al Mejor Montaje, a la Mejor Dirección Artística, al Mejor Diseño de Vestuario y al Mejor Montaje de Sonido.
    Goya a la Mejor Película Europea.
    Premio BAFTA de la Academia de Cine Brtánico a la Mejor Película, al Mejor Actor (Colin Firth), al Mejor Actor Secundario (Geoffrey Rush), a la Mejor Actriz Secundaria (Helena Bonham.Carter y al Mejor Guión Original. Nominada al BAFTA al Premio Alexander Korda a la Mejor Película Británica, al Premio Anthony Asquith a la Mejor Música, a la Mejor Fotografía, al Mejor Diseño de Vestuario, al Mejor Montaje, al Mejor Maquillaje y Peluquería, al Mejor Diseño de Producción, al Mejor Sonido y al Premio David Lean a la Mejor Dirección.
    Premio David di Donatello de la Academia de Cine Italiano a la Mejor Película Europea.
    Premio del Cine Europeo al Mejor Actor (Colin Firth), al Mejor Montaje y Premio del Público. Nominada a la Mejor Película y al Mejor Director.

    Sinopsis

    Londres 1925. El duque de York, apodado Bertie (Colin Firth), debe realizar un discurso en el estadio de Wembley para cerrar los actos de la Exposición del Imperio Británico. El joven hijo del el rey Jorge V (Michael Gambon), llega nervioso al escenario. Su cometido es el de sustituir al monarca, que no ha podido acudir al acto por por hallarse enfermo. Bertie mira a derecha e izquierda, nervioso, y se acerca aterrado al micrófono. Todo el mundo le contempla. El discurso será emitido por radio y llegará a todo el país. Bertie saca un pequeño papel y empieza a leer de manera balbuceante. Se para, sigue, tartamudea, Su esposa, Isabel (Helena Bonham Carter), intenta darle ánimos. La mayoría de los asistentes baja la cabeja, como si aceptara con resignación, la situación. Año 1934. A la muerte de su padre, el rey Jorge V (Michael Gambon), y tras la escandalosa abdicación del rey Eduardo VIII (Guy Pearce), Bertie, afectado desde siempre de un angustioso tartamudeo, asciende de pronto al trono como Jorge VI de Inglaterra. Su país se encuentra al borde de la guerra y necesita desesperadamente un líder, por lo que su esposa Isabel, la futura reina madre, le pone en contacto con un excéntrico logopeda llamado Lionel Logue (Geoffrey Rush). A pesar del choque inicial, los dos se sumergen de lleno en una terapia poco ortodoxa que les llevará a establecer un vínculo inquebrantable. Con el apoyo de Logue, su familia, su gobierno y Winston Churchill (Timothy Spall), el rey supera su afección y pronuncia un discurso radiofónico que inspirará a su pueblo y lo unirá en la batalla.

    Comentario

    Hace mucho que se inventó la pólvora pero nadie dispone de un manual para uso particular y así pasa lo que pasa… en “El discurso del Rey” no hay sorpresas, todo resulta de lo más convencional y sin embargo funciona de maravilla. Sencillamente porque todo está en su sitio y a la medida justa. A primera vista parece que Tom Hooper copia la fórmula que en 2006 tan bien manejó Stephen Frears en “The Queen”, lo que tampoco supondría una ventaja, más bien un problema, por aquello de las comparaciones siempre odiosas. La fórmula efectivamente está ahí, casi calcada, pero hay que atinar y eso conlleva una tarea de auténtico perfeccionista. Hay que inventar cada diálogo, y hacerlo intenso y veraz; dosificar cada secuencia, tirar más de más de aquí que de allá, de un personaje,envolver al espectador y llevar el relato a un terreno imaginario tan preciso y creíble que merecería ser real (y Real) aunque no lo sea. Total: que hurgando en el pasado del apocado padre de Helen Mirren (perdón, de la Reina Isabel II) Colin Firth crece y sube hasta su máxima cota sacando fuera su magnífico oficio y, por qué no, su mejor cara de hombre sensible y desvalido que ignoramos si es genuina o también fruto de la profesionalidad. Sea cual fuere la verdad, el resultado es portentoso: convence, emociona y logra un retrato humano apabullante,de los que quedan.Aunque no sólo resplandece Firth con la ayuda de un inteligente guión y una sobresa liente historia, le debe mucho aquí a todo el reparto, y en especial a Geoffrey Rush y Helena Bonham Carter un par de compañeros tan espléndidos como él, pero con menos campanillas. Todos al servicio del rey. Y aciertan.