EL DISCRETO ENCANTO DE LA BURGUESÍA

    144
    Titulo original: Le charme discret de la bourgeouisie
    Año: 1972
    País: Francia
    Duración: 100 min.
    Dirección: Luis Buñuel
    Guión: Luis Buñuel y Jean-Claude Carrière.

    Intérpretes

    Fernando Rey, Jean-Pierre Cassel, Stéphane Audran, Julien Bertheau, Jean-Pierre Cassel, Stéphane Audran, Delphine Seyrig, Bulle Ogier, Paul Frankeur, Julien Bertheau, Milena Vukotic, Maria Gabriella Maione, Claude Piéplu, Muni, Pierre Maguelon, François Maistre, Michel Piccoli, Ellen Bahl, Christian Baltauss, Olivier Bauchet, Robert Benoît, Anne-Marie Deschott y Amparo Soler Leal.

    Sinopsis

    El embajador Rafael Acosta (Fernando Rey) de la imaginaria república latinoamericana de Miranda, se reúne para comer con sus amigos los Sénéchal y los Thévenot, a los que se unen la alcohólica Florence (Bulle Ogier) y un obispo obrero que trabaja como jardinero, monseñor Dufour (Julien Bertheau), pero nunca pueden llevar a cabo su propósito por las más variadas razones: un equívoco, una muerte, unas maniobras, un sueño… Rafael Acosta y Smone Thévenot (Delphine Seyrig) son amantes y Henri Sénéchal (Jean-Pierre Cassel) y su mujer Alice (Stéphane Audran) son un matrimonio fogoso que siempre intentan hacer el amor cuando son interrumpidos. Acosta, obsesionado por el terrorismo, tiene negocios de drogas con François Thévenot (Paul Frankeur) y Henri Sénéchal.

    Comentario

    La película con la que Luis Buñuel ganó el Oscar, un prodigio de humor, surrealismo y crítica social de donde no se salva nadie. Policías torturadores, embajadores narcotraficantes, curas obreros y obispos jardineros... Protagonizada por Fernando Rey, la acción sucede en tono a un grupo de personas que se reúnen para comer y siempre que lo hacen surge algún imprevisto que se lo impide. Es una película llena de sorpresas, donde pocas cosas son lo que aparentan y en la que sueños y realidad se mezclan continuamente. En un pequeño papel aparece Amparo Soler Leal. Una historia libérrima llena de un humor tan negro como sarcástico.