EL CORONEL NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA (1999)

    Titulo original: El coronel no tiene quien le escriba
    Año: 1999
    País: México - España
    Duración: 118 min.
    Dirección: Arturo Ripstein
    Guión: Paz Alicia Garciadiego, basado en la novela homónima de Gabriel García Márquez
    Música:

    David Mansfield.


    Intérpretes

    Fernando Luján, Marisa Paredes, Salma Hayek, Rafael Inclán, Ernesto Yáñez, Daniel Giménez Cacho, Esteban Soberanes, Patricia Reyes Spíndola, Odiseo Bichir, Julián Pastor, Eugenio Lobo, Enrique Castillo, Jorge Castillo, Juana Garza, Mercedes Gironella, Osami Kawano, Eligio Meléndez, Jacobo Atri Mizrahi, Loló Navarro y Leticia Valenzuela.

    Premios

    Festival Internacional de Cine de Cannes: Seleccionada para la Sección Oficial a Concurso.
    Premios Goya: Nominada al Goya al Mejor Guion Adaptado.
    Festival de Cine de Sundance: Seleccionada para la Sección Oficial.


    Sinopsis

    Al Coronel (Fernando Luján) le prometieron una pensión, que espera inútilmente desde hace muchos años. Viernes tras viernes, trajeadito y solemne, se para ante el muelle aguardando la carta que anuncie la concesión de su pensión. Todos en el pueblo saben que espera en vano. Lo sabe también su mujer Lola (Marisa Paredes), que cada viernes lo mira prepararse ante el espejo para recoger la carta que nunca llegará. Lola propone vender el gallo de pelea, lo único que tienen, para salir de la miseria, pero el Coronel prefiere cerrar los ojos ante la evidencia y se aferra a su sueño. Y es que, si no, ¿qué le queda?

    Comentario

    El mexicano Arturo Rípstein lleva a la pantalla la famosa obra de Gabriel García Márquez en donde el cineasta vuelve a mostrar, sin concesiones de ningún tipo la desolación y tragedia humanas desde su lado más cruel. Una típica historia de perdedores en torno a un viejo coronel que lleva años esperando la pensión que un día le prometieron las autoridades y que nunca llega. Una historia de dos personajes al borde del abismo con unas magníficas actuaciones de Marisa Paredes y Fernando Luján. Salma Hayek tiene aquí una breve pero sabrosa colaboración.