EL COMPARSA

    95
    Titulo original: Spite marriage
    Año: 1929
    País: EE.UU.
    Duración: 80 min.
    Dirección: Edward Sedgwick
    Guión: Richard Schayer, según una historia de Lew Lipton adaptada por Ernest S. Pagano, con rótulos de Robert E. Hopkins.

    Intérpretes

    Buster Keaton, Dorothy Sebastian, Edward Earle, Leila Hyams, William Bechtel, John Byron, Ray Cooke, Pat Harmon, Sydney Jarvis, Theodore Lorch, Hank Mann y Charles Sullivan

    Sinopsis

    Elmer Edgement (Buster Keaton) trabaja en una tintorería y cada noche, vestido con los trajes de los más elegantes clientes, acude al teatro para admirar a la actriz Trilby Drew (Dorothy Sebastian), de la que está enamorado. La súbita indisposición del comparsa que en escena abraza a Trilby le impulsa a sustituirle. Trilby, que acaba de reñir con su novio, en un arrebato de despecho, pide a Elmer que se case con ella. Pero la vida conyugal desilusiona a Trilby que piensa en divorciarse de Elmer. El pobre Elmer, incapaz de reaccionar, resulta una presa fácil para una banda de contrabandistas de alcohol, con los que embarca para realizar un tráfico clandestino de bebidas. Cuando están el alta mar se da cuenta de su comprometida situación y se arroja al mar tratando de alcanzar a nado la costa. Extenuado, le recoge un yate de recreo en el que están Trilby y su antiguo novio. En la sala de máquinas se declara un incendio y todos huyen menos Trilby y Elmer que, aunque consiguen apagar el fuego, no saben maniobrar la embarcación, quedando a la deriva. De pronto ven con alegría que un barco se acerca, pero resulta ser el de los contrabandistas, que se apoderan del yate. Para proteger a su amada, Elmer se oculta en un pasillo y, uno a uno, va poniendo fuera de combate a todos los delincuentes menos al piloto, al que obliga a conducir el yate hasta el puerto. Trilby se da cuenta entonces de lo mucho que vale Elmer y renuncia a divorciarse de él.

    Comentario

    Ultimo film mudo de Keaton producido por Schenck. La historia le fue impuesta y se le impidió utilizar el sonido. Le fue prohibida su actuación atlética, por resultar sus acrobacias y piruetas muy arriesgadas, y tuvo que luchar para mantener lo que el creía, adecuadamente, la secuencia más graciosa, esa en la que intenta llevar a una recién desposada un poco ebria a la cama. A pesar que el film ya no tuvo el control de Buster, indudablemente lleva su marca.