EL CAMINO DE LOS INGLESES

    15
    Titulo original: El camino de los ingleses
    Año: 2006
    País: España - Gran Bretaña
    Duración: 118 min.
    Dirección: Antonio Banderas
    Guión: Antonio Soler, basado en su novela homónima
    Música: Antonio Meliveo

    Intérpretes

    Alberto Amarilla, María Ruiz, Félix Gómez, Raúl Arévalo, Fran Perea, Marta Nieto, Mario Casas, Juan Diego, Victoria Abril, Antonio Garrido, Antonio Zafra, Berta de la Dehesa, Víctor Pérez, Cuca Escribano, Lucio Romero, Ronky Rodríguez, Pepa Aniorte, Miguel Ángel Rodríguez "El Sevilla", Juan De la Cruz Montilla, Concha Galán, Alberto González, Mara Guill, Juanma Lara, Victoria Mora, María Nieto, Sole Palmero, Al Pereira, Mónica Ruiz y Toni Zenet.

    Premios

    Premio Label Europa Cinemas del Festival Internacional de Cine de Berlín. Nominada al Goya al Mejor Actor Revelación y al Mejor Guión Adaptado. Nominada a los Premios del Círculo de Escritores Cinematográficos a la Mejor Actriz Secundaria (Cuca Escribano) y al Mejor Guión Adaptado. Seleccionada para el Festival de Cine de Sundance.

    Sinopsis

    Miguelito Dávila (Alberto Amarilla) vuelve con sus amigos después de una intervención quirúrgica en la que le han extirpado un riñón. Se acerca el verano y cada día es una aventura diferente. Una tarde de piscina, Miguelito conoce a Luli (María Ruiz), una preciosidad a la que tiene vista de El camino de los ingleses, una calle de Málaga. Ella le habla a él de su pasión frustrada por la danza, él le habla a ella de poesía. Luli es amiga de toda la vida de La Cuerpo (Marta Nieto), que a su vez está enamorada de Paco Frontón (Félix Gómez), el pijo del grupo. Las dos parejas comparten chapuzones y sueños con Babirusa (Raúl Arévalo), Moratalla (Mario Casas) y La Gorda de la Cala (Berta de la Dehesa). La operación de Miguelito les ha animado a poner la vista unos pasos por delante, a probarse mutuamente en el juego del sexo y el poder, de la amistad y la familia, de la violencia o del amor. Garganta (Fran Perea), locutor vocacional siempre a punto de encontrar su hueco en la radio, es testigo de los cambios que se producen entre los jóvenes. Como lo es de la atracción que Cardona (Antonio Garrido) siente por Luli, a la que conoce gracias al Enano Martínez (Antonio Zafra). O como la que siente La Señorita del Casco Cartaginés (Victoria Abril) por las íntimas ambiciones poéticas de Miguelito. Las relaciones se van complicando a medida que avanza lo que ya se perfila como un caluroso ensayo del futuro que le aguarda a cada miembro de la pandilla. Al bar de González Cortés, su centro neurálgico del ocio, vuelve un día Rafi (Miguel Ángel Rodríguez), al que le han dado un permiso en el cuerpo de paracas en el que ha ingresado. A Rafi le gusta buscar la marcha al precio que sea, sobre todo si incluye el contacto físico y el vértigo. Y aunque sabe que por El camino de los ingleses se puede llegar a todas partes, no duda en utilizarlo como escenario para un particular ajuste de cuentas una noche de tormenta que marcará un antes y un después en este verano que va a resultar crucial en sus vidas y que marcará el final de la inocencia.

    Comentario

    Segundo largometraje como director de Antonio Banderas, realizado siete años después de su debut tras la cámara con "Locos en Alabama". Una historia a contracorriente que cuenta una historia de iniciación, ambientada durante un verano de los años 70, con la que regresa al cine español tras 16 años de ausencia. La película surge como una colaboración entre tres amigos de adolescencia, Antonio Soler, autor de la novela homónima en que se basa y guionista, Antonio Meliveo, coproductor y autor de la banda sonora, y Antonio Banderas que consiguió transformar esa amistad en una propuesta cinematográfica única. Una película muy arriesgada, en la forma y en el fondo, próxima a la experimentación, rodada con muchas imágenes oníricas y primeros planos, que en el fondo, además del camino a la madurez, habla de la vida y de la muerte, haciendo poesía de la fatalidad, del destino, de lo oscuro, de lo que no se puede controlar pero que al mismo tiempo forma parte de la vida