EL BOSQUE DEL LOBO (1970)

    Titulo original: El bosque del lobo
    Año: 1970
    País: España
    Duración: 93 m.
    Dirección: Pedro Olea
    Guión: Juan Antonio Porto y Pedro Olea, según la novela “El bosque de Ancines”, de Carlos Martínez-Barbeito.
    Música: Antonio Pérez Olea.

    Intérpretes

    José Luis López Vázquez, Amparo Soler Leal, Antonio Casas, John Steiner, Nuria Torray, María Fernanda Ladrón de Guevara, Alfredo Mayo, Víctor Israel, Fernando Sánchez Polack, Inma de Santis y Rafael Hernández.

    Premios

    Hugo de Oro del Festival de Cine de Chicago al Mejor Actor (José Luis López Vázquez)

    Sinopsis

    Benito Freire (José Luis López Vázquez) es un pobre buhonero que en la Galicia de comienzos de siglo, acompañaba por los caminos a los campesinos que querían emigrar hacia otras tierras. Crecido en un ambiente subdesarrollado en el que la pobreza y la superstición lo envolvía todo, acabó siendo considerado por todos, incluido él mismo, como un hombre lobo. Realmente se trataba de un enfermo epiléptico que al cruzar por el bosque de Ancines, rodeado de la más absoluta impunidad, asesinaba a las personas a las que acompañaba en el camino. De vuelta al pueblo, llevaba cartas falsificadas por él mismo en las que contaba la buena suerte que disfrutaban los emigrantes que salieron del pueblo con él. Un pañuelo de una de las víctimas, regalado por Benito a una prostituta, servirá para que se estreche el cerco alrededor de este hombre lobo y acabe cazado por la batida organizada por el pueblo.

    Comentario

    La película con la que José Luis López Vázquez se desmarcó de las comedietas que había protagonizado hasta entonces para mostrar todos sus registros dramáticos. Una de las películas más prestigiosas del cine español de los primeros años 70, tercer largometraje de Pedro Olea que le permitió adentrarse por un camino que estaba virgen en la cinematografía española de la época. La película es un drama sobre la España profunda de comienzos del siglo XX, con un trabajo de ambientación muy notable, que se entronca directamente con las historias y leyendas de crímenes y brujería tan habituales en los pueblos de la Galicia de la época. López Vázquez imprime al personaje del buhonero epiléptico una gran humanidad, mostrando que más que un asesino era un ser marginado por una sociedad oscurantista que vivía condicionado por la época.