EL ÁRBOL (2010)

    9
    Titulo original: The Three
    Año: 2010
    País: Australia- Francia
    Duración: 100 min.
    Dirección: Julie Bertucelli
    Guión: Julie Bertucelli y Elizabeth J. Mars, basado en la novela de Judy Pascoe "Our Father Who Art in the Tree".
    Música: Grégoire Hetzel Temas musicales: "Die Kriegsknechte aber, da sie Jesum", de “La pasión de San juan", BWV 245, de Johann Sebastian Bach, interpretado por The Scholars Baroque Ensemble; "Sway", interpretado por Dean Martin; y "Wake".

    Intérpretes

    Charlotte Gainsbourg, Morgana Davies, Marton Csokas, Aden Young, Penne Hackforth-Jones, Gillian Jones, Arthur Dignam, Tom Russell, Christian Byers, Gabriel Gotting, Zoe Boe, Bob MacKay, Ryan Potter, Murray Shoring, Taren Stewart, Robert Joseph Stewart, Wencis Burns, Margaret Foote, Betty Cartmill, Patrick Boe, Wendy Playfair, Jackie Kelleher, Benita Collings, Darius Pollock y Emma Pollock.

    Premios

    Película de clausura del Festival de Cannes.

    Sinopsis

    Después de la inesperada muerte de su marido, Dawn O`Neil (Charlotte Gainsbourg) debe hacer frente al dolor y cuidar de sus cuatro hijos. Simona (Morgana Davies), la única niña, tiene ocho años y es la que parece echar más en falta a su padre. Simone comparte un secreto con su madre: su padre le susurra cosas a través de las hojas del magnífico árbol que se alza cerca de la casa familiar. Convencida de que su padre ha vuelto para cuidar de la familia, Simone pasa cada vez más tiempo encaramada al árbol, hablando con su padre. Dawn también empieza a sentirse cautivada por la imponente presencia del árbol. Pero cuando Dawn empieza a intimar con George Elrick (Marton Csokas), su nuevo jefe, el vínculo entre madre e hija amenaza con romperse. Incluso parece que el árbol esté de acuerdo con Simone cuando las ramas empiezan a infiltrarse en la casa y las raíces dañan los cimientos. La niña protesta, convencida de que van a cortar su árbol, instalándose entre las ramas más altas. Pero Dawn no permitirá que el árbol controle a su familia.

    Comentario

    Nada como un abrazo para mitigar la desazón de una muerte cercana. Un abrazo, a ser posible, profundo y silencioso. Pero es que además, un árbol –y mucho más esta grandiosa higuera australiana en concreto- aúna todos los requisitos para la evasión: distancia, magia y recogimiento. Quien ha ya vivido sus primeros años en un entorno rural sabrá comprenderlo. De modo que en esta historia evidentemente emocional Julie Bertuccelli acumula todos los recursos para ganarse al público: la seducción que la naturaleza entraña, la compasión ante un golpe fatal del destino, el encanto de la niñez y la atracción de esa lealtad hacia el desaparecido. Muchas y muy diversas piezas girando en torno a un propósito; pero casi todas funcionan como un mecano bien montado. Funciona la plástica del paisaje, el trabajo coral de interpretación (mención aparte de Charlotte Gainsbourg y la pequeña Morgana Davies) y hasta funciona el plan de echar fuera los demonios para poder vencerlos. Casi todo encaja a la perfección. Lo que ya no convence demasiado son los pasos de un guión algo descuidado: para empezar, ese relamido embeleso entre el matrimonio, en absoluto ineludible para el caso; o el repentino resurgir afectivo de la madre, tanto como su también rápido salto atrás y retroceso; o incluso la súbita animosidad del vecindario… son momentos, capítulos, no muy bien enlazados, gratuitos y en parte tramposos. Pero es cierto que los ases que muestra “El árbol” son tan rotundos que dominan y casi someten a los fallos. El árbol, como metáfora de la familia y palanca vital y vitalista. Un pulso a la belleza que sale pero que muy bien parado.