EL AÑO DEL DILUVIO

    10
    Titulo original: El año del diluvio
    Año: 2004
    País: España - Francia - Italia
    Duración: 92 min.
    Dirección: Jaime Chavarri
    Guión: Jaime Chávarri y Eduardo Mendoza, basado en la novela homónima de Eduardo Mendoza
    Música: Carles Cases. Temas musicales: "Mucho corazón": y "De caña y oro".

    Intérpretes

    Fanny Ardant, Darío Grandinetti, Ginés García Millán, Eloy Azorín, Pepa López, Francesc Orella, Sandra De Falco, Rosa Novell, Francis Lorenzo, Miquel Gelabert, Quim Armengol, Fina Rius, Sílvia Ricart, Concha Redondo, Joan Berlanga, Pere Ventura, Carlos Vicente, Richard Menchaca, Rosa Aguado, Iria Moreno, Fanny Gatibelza y Pep Rosés Rossell.

    Premios

    Nominada al Goya al Mejor Guión Adaptado. Seleccionada para la competición del Festival de Malaga de Cine Español
    Nominada al Premio al Mejor Guión Adaptado del Círculo de Escritores Cinematográficos

    Sinopsis

    Sor Consuelo (Fanny Ardant) es una dinámica y valerosa superiora de una orden religiosa dedicada a la medicina caritativa en la Cataluña rural de los años 40, que se plantea la creación de un nuevo asilo de ancianos en una zona en la que el maquis actúa por las proxmidades. Para conseguir el dinero que necesita contacta con Augusto Aixelá (Darío Grandinetti), un terrateniente rico y mujeriego que habita en las proximidades del pueblo. Así se inicia una relación tormentosa y pasional que contemplan con asombro, entre otros Balaguer (Ginés García Millán) el cabo de la Guardia Civil, el tonto del pueblo y Bartolo (Eloy Azorín) el jardinero del convento. El destino y unas fuertes tormentas de verano complicarán aún más la cosa, poniéndo en entredicho la estructura política, religiosa y social del lugar y llevándo a Sor Consuelo a un paroxismo romántico que no olvidará hasta el último día de su vida.

    Comentario

    Película basada en la novela homónima de Eduardo Mendoza, dirigida en 2004 por Jaime Chávarri cuenta la historia de Sor Consuelo, una dinámica y valerosa monja, que plantea la creación de un nuevo asilo de ancianos. Una adaptación muy correcta que supuso el debut de la francesa Fanny Ardant en el cine español. La actriz que había sido novicia en el Madrid de 1973, da vida a la madre superiora de una orden religiosa.