DÍAS DE VINO Y ROSAS (1962)

    286
    Titulo original: Days of wine and roses
    Año: 1962
    País: EE.UU.
    Duración: 117 min.
    Dirección: Blake Edwards
    Guión: J.P. Miller.
    Música: Henry Manzini. Tema musical: "Days of Wine and Roses".

    Intérpretes

    Jack Lemmon, Lee Remick, Charles Bickford, Jack Klugman, Alan Hewitt, Tom Palmer, Debbie Megowan, Maxine Stuart, Jack Albertson, Ken Lynch, Carl Arnold, Roger Barrett, Russ Bender, Mary Benoit, Mel Blanc, Gail Bonney, Lynn Borden, Dick Crockett, Jennifer Edwards, Ella Ethridge, Lisa Guiraut, Chuck Hicks, Barbara Hines, Charlene Holt, Tai Yen Horowitz, Jerry Jensen, Kenner G. Kemp, Rita Kenaston, James Lanphier, Ken Lynch, John Bard Manulis, Harold Miller, Edward O'Brien, Doye O'Dell, Pat O'Malley, Al Paige, Peggy Patten, Jack Riley, Tom Rosqui, Myrna Ross, Doc Scortt, Robert "Buddy" Shaw, Stanley Sober, Olan Soule, Katherine Squire, Florence Stark, Bert Stevens, Lynn Terry, Arthur Tovey, John Truax, Charles Watts y Charles Wood.

    Premios

    Oscar a la Mejor Canción ("Days of Wine and Roses"). Nominada al Oscar en las categorías de Mejor Actor Protagonista (Jack Lemmon), Mejor Actriz Protagonista (Lee Remick), Mejor Dirección Artística y Mejor Decorados. Nominado al Globo de Oro en las categorías de Mejor Película Dramática, Mejor Director, Mejor Actor Dramático (Jack Lemmon) y Mejor Actriz Dramática (Lee Remick).
    Nominada a los Premios Bafta de la Academia de Cine Británico en las categorías de Mejor Película basada en otra fuente, Mejor Actor (Jack Lemmon) y Mejor Actriz (Lee Remick)
    Premios de Interpretación del Festival de San Sebastián al Mejor Actor (Jack Lemmon) y a la Mejor Actriz (Lee Remick)

    Sinopsis

    Joe Clay (Jack Lemmon), jefe de relaciones públicas de una importante firma comercial de San Francisco, conoce, en una de las fiestas por él organizadas, a la bella Kirsten Arnesen (Lee Remick), de la que se enamora profundamente. Cautelosa al principio, dada la excesiva inclinación de Joe por la bebida, Kirsten se deja ganar por la simpatía de su pretendiente y se casa con él. Se establecen en San Francisco y pronto tienen una hija. Joe tiene que asistir a numerosas reuniones, lo que le obliga a beber y, poco a poco, se va convirtiendo en un auténtico alcohólico, arrastrando a su mujer a la bebida. Pasa el tiempo, la hija del matrimonio, Debbie (Debbie Megowan) ha cumplido ocho años y Joe ha perdido varios empleos a causa de su pasión por el alcohol. Forzados a vivir en un barrio mísero, su única esperanza es trasladarse al campo, al vivero que posee el padre de Kristen (Charles Bickford) donde la vida en contacto con la naturaleza parece lograr la rehabilitación de Joe. Perola felicidad resulta efímera: Joe destruye el invernadero buscando una botella que había escondido. Ambos vuelven a las andadas: Joe es recluido en un sanatorio y Kirsten abandona el hogar. Después de haber sido sometido a un nuevo tratamiento, Joe es amonestado por su amigo Hungerford (Jack Klugman), ex alcohólico, que le exige por su bien que se mantenga alejado de Kirsten. Joe se traslada a vivir, con su hija Debbie, a un limpio y agradable apartamento, mientras que Kirsten permanece con su padre. Un año más tarde, Joe consigue un nuevo empleo. Kirsten le visita una noche para rogarle que le admita nuevamente en su hogar. Pero Kirsten sigue siendo alcohólica, no renuncia a beber y su curación se hace problemática.

    Comentario

    El director Blake Edwards cambia por una vez su habitual tono de comedia para presentar un terrible y brillante drama en torno al alcohilismo. Jack Lemmon lleva a cabo una magistral composición de un alegre y desenfadado ejecutivo que por motivo de su trabajo se acaba convirtiéndo en un alcohólico arrastrando con él a su pareja. Edwards muestra una gran habilidad para ir cambiando de forma paulatina el tono de la película, pasando de la alegría y desenfado iniciales al tono sombrío que la narración adquiere en su segunda mitad, sin posibilidad alguna de conseguir un final feliz. Cómplices del director en este empeño son Lemmon y Lee Remick, dos actores de amplios registros interpretativos que dominan por igual el drama y la comedia.