DIÁLOGO DE CARMELITAS (1960)

    15

    En plena Revolución Francesa, la joven Blanche de la Force (Pascale Audret) decide protegerse en un convento y por eso ingresa en la orden Carmelita. Allí conoce a la alegre monja Sor Constance (Anne Doat) y a la madre Marie de la Encarnación (Jeanne Moreau), entre otras, y es feliz junto a ellas a pesar de los conflictos externos y de las presiones de su padre para que deje el convento. Pero al tiempo corren tiempos turbulentos, donde se impone el terror, y la vida tiene poco valor. En estas circunstancias el miedo se apodera de la inexperta Blanche, sobre todo cuando la posibilidad del martirio es una realidad. Un día las masas fanatizadas irrumpe en la iglesia del convento. El lema de los revolucionarios, “Libertad, igualdad y fraternidad”, excluye a los miembros de la Iglesia católica y, como consecuencia, las religiosas de su orden serán tachadas de fanáticas y contrarias a la república. Si quieren salvarse de ser condenadas, deberán renunciar a sus votos monásticos. Las religiosas son llevadas de Compiègne a París, donde son juzgadas y, al no querer renunciar a sus votos, condenadas a morir en la guillotina. Mueren guillotinadas el 17 de julio de 1794 en la plaza du Trône-Renversé, actualmente plaza de la Nación en París.