DECLARACIÓN DE GUERRA (2011)

    Titulo original: La guerre est déclarée
    Año: 2011
    País: Francia
    Duración: 100 min.
    Dirección: Valérie Donzelli
    Guión: Valérie Donzelli y Jérémie Elkaïm
    Música: Pascal Mayer

    Intérpretes

    Valérie Donzelli, Jérémie Elkaïm, Gabriel Elkaïm, César Desseix, Brigitte Sy, Elina Löwensohn, Michèle Moretti, Philippe Laudenbach,, Bastien Bouillon, Béatrice De Staël, Anne Le Ny,Frédéric Pierrot, Elisabeth Dion, Julie Peugeot, Serge Bozon, Henri Hooreman, Marie Donzelli, Claire Serieys, Riad Sattouf, Marie-Sohna Conde, Laure Marsac, Lucia Sanchez, Marion Lecrivain, Mademoiselle Mori, Sophie Kichine, Dorothée Sebbagh, Ahmed Zaoui, Diego Urgoiti-Moinot, Bey Salah, Emmanuel Salinger, Irène Estevens, Nozha Khouadra, Blanche Gardin, Anne Berest, Alain Kruger, Christelle Huot-Marchand, Frédérique Dorat, Laurent Lacotte, Aude Lemercier, Benoît Barré, Katia Lewkowicz, Lucien Pages, Jennifer Decaer, Esteban Carvajal-Alegria, Clémence Cabanes, Anne Gastaut, Adrien Antoine, France Lesbios, Laëtitia Trapet y Marie Weinberger.

    Premios

    Seleccionada para la Semana de la Crítica del Festival Internacional de Cine de Cannes. Primer Premio Premio Principado de Asturias, Premio a las Mejor Actriz (Valérie Donzelli) y Premio al Mejor Actor (Jérémie Elkaïm) del Festival Internacional de Cine de Gijón.

    Sinopsis

    Juliette (Valérie Donzelli) y Romeo (Jérémie Elkaïm) se conocen en una discoteca y se enamoran al instante. Él trabaja en una tienda de discos, ella en la hostelería mientras espera que le surja una oportunidad en el mundo de la interpretación. Sus vidas son perfectas hasta que ella queda embarazada y tienen un niño al que llaman Adam. El bebé llora, no duerme y no les deja dormir. Los nervios de Romeo se ponen a flor de piel. Aún así logran sobrepasar esas dificultades con ayudas de pediatras y su juventud les empuja a seguir unidos pese a todo. Pero el niño crece y aunque tiene edad para comenzar a andar, no lo hace y su mirada posee un desvío casi imperfectible. Comienzan a llevar a su hijo a diferentes hospitales donde le hacen todo tipo de pruebas hasta que un doctor les dice que el niño posee un tumor cerebral. Surgen las sombras, la pareja se tambalea, parece que cada uno va a salir por su lado pero Romeo y Juliette logran mantener sus ilusiones y permanecer juntos incluso en sus peores momentos, contando con la ayuda de familiares y amigos. Incluso la madre de Juliette, un personaje bastante tóxico, sacará su grandeza. Cuando llega el momento de decidir si a Adam, ya con cinco años, lo operan a vida o muerte, o que la operación no sirva para nada, la pareja permanece firme.

    Comentario

    Es una historia en carne viva, evidentemente. Y vivos se perciben los muchos sentimientos que una situación así suscita, un verdadero repertorio de momentos emocionantes y emocionales, pero muy bien seleccionados, muy bien pensados, y destinados a convencer. Y convencen. En primer lugar por la estructura de un guión inteligente y muy ágil que huye de las trampas y no busca la compasión sino la comprensión, y que dosifica perfectamente el drama que esta joven pareja tiene entre manos, por un lado; y, por otro, la chispa y la fuerza que les aporta su amor, sus po cos años y sus ganas de vivir. De modo que no es sentido del humor lo que “Declaración de guerra” destila exacta mente, sino más bien auténticos desgarrones de risa, de llanto, de pánico y hasta de disparate (la divertida elucubración, por ejemplo, de cómo quedará el niño tras la operación es irrepetible) dejando ver, palpar y sentir intensamente que detrás de cada anécdota, suceso o chiste la vida, por cruda que sea a ratos, sigue aflorando obstinada aún tejida, eso sí, a retazos de muy distintos colores. Y junto a tan sincera propuesta, más o menos autobiográfica, nos rendimos también ante el conmovedor trabajo de sus protagonistas, pura frescura y naturalidad, su complicidad es evidente. La realización y puesta en escena de Donzelli, notable. Y la banda sonora, muy cuidada y de un gusto cercano a la esquisitez. En resumen: una buena muestra -una más- de cómo el cine europeo tiene mucho que decir lejos de las grandes superproducciones. Saliéndose por la tan gente…y entrando en lo sobresaliente.