CUENTOS DE TOKIO (1953)

    8
    Titulo original: Tokyo Monogatari
    Año: 1953
    País: Japón
    Duración: 136 min.
    Dirección: Yasujiro Ozu
    Guión: Yasujiro Ozu y Kogo Noda
    Música: Kojun Saito

    Intérpretes

    Chishû Ryû, Chieko Higashiyama, Setsuko Hara, Haruko Sugimura, Sô Yamamura, Kuniko Miyake, Kyôko Kagawa, Eijirô Tôno, Nobuo Nakamura, Shirô Osaka, Hisao Toake, Teruko Nagaoka, Mutsuko Sakura, Toyoko Takahashi, Tôru Abe, Sachiko Mitani, Zen Murase, Mitsuhiro Môri, Junko Anan, Ryôko Mizuki, Yoshiko Togawa, Kazuhiro Itokawa, Fumio Toyama, Keijirô Morozumi, Tsutomu Nijima, Shôzô Suzuki, Yoshiko Tashiro, Haruko Chichibu, Takashi Miki y Binnosuke Nagao.

    Sinopsis

    Shukishi (Chishû Ryû) y Tomi (Chieko Higashiyama) forman un anciano matrimonio que vive en el ambiente rural y tradicional de Japón. En un momento determinado deciden hacer una visita a sus hijos, que tiempo atrás abandonaron la vida rural para trasladarse a Tokio, la capital, donde parece ser que las cosas les han salido bastante bien, y en consecuencia disfrutan de una buena posición económica. Pero durante esta visita, los desconcertados padres van a comprobar que el progreso económico y las nuevas costumbres han provocado un importante cambio en las actitudes personales y sociales, así como en las relaciones entre padres e hijos. Lo que tradicionalmente había sido un profundo respeto hacia los padres, así como una actitud sumisa frente a ellos y una obediencia absoluta y casi religiosa, es cuestionado y en muchos casos rechazado. A los ancianos padres les cuesta comprender que estos son otros tiempos y que el mundo es ya muy diferente. Dado que los hijos están muy ocupados, ha de ser la nuera, Noriko (Setsuko Hara), quien los atienda. Tras enviarlos al balneario de Atami, los dos ancianos deciden volver a Onomichi, de donde proceden, pero justo entones Tomi sufre un lijero desvanecimiento.

    Comentario

    La gran obra maestra de Yasujro Ozu, uno de los más grandes directores del cine japonés de todos los tiempos, una mirada a las relaciones del Japón de posguerra, cuando el país iniciaba su espectacular desarrollo y la vida y reuniones familiares se pierde por culpa del trabajo y del día a día. A la vez es un contraste entre generaciones y la vida en el campo y en las ciudades. Una película prodigiosa.