CRUPIER

    102
    Titulo original: Croupier
    Año: 1998
    País: Gran Bretaña – Francia – Alemania – Irlanda
    Duración: 90 min.
    Dirección: Mike Hodges
    Guión: Paul Mayersberg.
    Música: Simon Fisher-Turner.

    Intérpretes

    Clive Owen, Nick Reding, Nicholas Ball, Alexander Morton, Barnaby Kay, Gina McKee, John Radcliffe, Shelia Whitfield, David Hamilton, Carol Davis, Eddie Osei, Doremy Vernon, Claudine Carter, Ursula Alberts, Neville Phillips, Paul Reynolds, Kate Hardie, Ozzie Yue, Joanna E. Drummond, Manfred Heiden, Alex Kingston, Ciro de Chiara, Rhona Mitra, John Baker.

    Sinopsis

    Jack Manfred (Clive Owen) es un joven cuyo mayor deseo es convertirse en un afamado escritor. Su afán por terminar su primera novela se ve frenado por su falta de recursos económicos. Menos mal que por ahí pasaba papá que le consigue un trabajo cuando menos curioso: crupier en un casino. Al principio, se mantiene en una posición de observador, manteniendo las distancias y no dejándose devorar por el particular ambiente que genera su lugar de trabajo. Pero, el honrado y eficaz Jack pronto se verá rodeado por la corrupción imperante y por unos personajes repugnantes aunque con cierto encanto, como el codicioso compañero que hace sucios negocios por su cuenta, los amables y educados clientes que blanquean el dinero con el beneplácito de los jefes o la banda que pretende ingenuamente robar en el casino. Sin embargo, lenta e irremediablemente, se va sintiendo atraído por la atmósfera del casino y de la noche londinense. Como consecuencia de su nueva vida,, lo primero que se resiente es su relación con Marion (Gina McKee) su novia, pues casi sin darse cuenta se ve atraído por Bella (Kate Hardie), su compañera de trabajo y ex prostituta, que le introducirá en el mundo de la alta delincuencia. Para acabar de complicar las cosas aparece una seductora y misteriosa cliente Jani (Alex Kingston), arruinada y desesperada, con la que empieza a verse fuera de su trabajo, lo que supone un incumplimiento, uno más por parte de Jack, de las normas del casino. Metido en ese gran laberinto, encuentra el tema perfecto para una novela.

    Comentario

    El inglés Mike Hodges debutó en 1970 como realizador y guionista de largometrajes con el thriller Asesino implacable. Antes su nombre tan sólo había aparecido en la pequeña pantalla acreditado como director de documentales, series y algún telefilme. Desde entonces ha ido combinando ambas facetas con distinta suerte. Entre otras, es el autor de la adaptación a la gran pantalla del cómic Flash Gordon. También ha dirigido Réquiem por los que van a morir, un acercamiento al IRA, y Más allá del arco iris. En Crupier, donde intenta mostrarnos un casino como una metáfora de la vida, aborda la historia de un aspirante a escritor que termina trabajando, gracias a los contactos de su padre, como crupier en un casino de Londres. Poco a poco, se verá atraído por ese mundo. Cuando la relación con su novia se deteriora, es seducido por una mujer que le introducirá en el mundo de la alta delincuencia.