CRIATURAS CELESTIALES

    Titulo original: Heavenly Creatures
    Año: 1994
    País: Nueva Zelanda
    Duración: 96 min.
    Dirección: Peter Jackson
    Guión: Fran Walsh y Peter Jackson.
    Música: Peter Dasent. Temas musicales: Just a Closer Walk With Thee, interpretado por Choirs of Burnside High School, Cashmere High School, Hagley Community College, & Villa Maria College; Be My Love, interpretado por Mario Lanza; The Donkey Serenade, interpretado por Mario Lanza; How Much is that Doggie in the Window, interpretado por Bob Merrill; Funiculi, Funicula, interpretado por Mario Lanza; E Lucevan le Stelle, interpretado por Peter Dvorsky; The Loveliest Night of the Year, interpretado por Mario Lanza; Sono Andati, interpretado por Kate Winslet; The Humming Chorus, y interpretado por The Hungarian State Opera y You'll Never Walk Alone, interpretado por Mario Lanza.

    Intérpretes

    Melanie Lynskey, Kate Winslet, Sarah Peirse, Diana Kent, Clove Merrison, Simon O'Connor, Jed Brophy, Peter Elliott, Gilbert Goldie, Geoffrey Heath, Kirsti Ferry, Ben Skjellerup, Darien Takle, Elizabeth Moody, Liz Mullane, Moreen Eason, Pearl Carpenter, Jesse Griffin, Glen Drake, Nick Farra, Chris Clarkson, Ray Henwood y John Nicoll.

    Sinopsis

    Corren los años 50. Dos chicas adolescentes neozelandesas, Pauline Parker (Melani Lunskey) y Juliet Hulme (Kate Winslet) se conocen en el colegio y se hacen muy amigas. Proceden de familias de niveles sociales diferentes, la de Juliet es de clase alta y la de Pauline es mucho más modesta. Sin embargo esto no impide que se lleven muy bien. Pronto descubren que tienen gustos comunes por el arte, la literatura o la música y, ambas son grandes fans de un cantante muy conocido llamado Mario Lanza. Ambas son muy aficionadas a escribir y pronto crean un mundo de fantasía, donde viven los Borovnians, unos personajes que ellas mismas modelan con arcilla con bastante habilidad. Entre las dos van escribiendo una novela de aventuras, protagonizada por los apuestos Richard y Deborah, y su valiente hijo Diello. Se toman tan en serio la historia que enseguida interpretarán ellas mismas los personajes que escriben, de forma que Pauline es Richard y Juliet es Deborah, e incluso llegan a llamarse entre ellas con esos nombres. De hecho, Juliet cae enferma de tuberculosis y permanece varios meses en el hospital. Eso les impide verse tanto como antes, así que empiezan a mandarse larguísimas cartas como Richard y Deborah, en las que van desarrollando la mítica historia que está en su imaginación y esto no hace más que añadir un ambiente de ansiedad por volverse a ver. Pronto sus familias llegan a sospechar que hay algo más que una simple amistad, porque ven que ambas pasan demasiado tiempo juntas, y que de vez en cuando se las ve de la mano y muy cariñosas la una con la otra. No creen que esta actitud sea sana y sospecharán de su lesbianismo. Los padres de Juliet convencen a los de Pauline para que la lleven a ver a un amigo suyo que es psiquiatra, que intentará descubrir si tiene algún problema psicológico, y efectivamente diagnostica que ella es homosexual. Ante el disgusto de los padres, deciden que lo mejor es que dejen de verse. De hecho, los padres de Juliet van a separarse y él decide aceptar una plaza de profesor en una unive

    Comentario

    El neozelandés Peter Jackson, que abandonó aquí el gore que había hecho hasta entonces (Mal gusto, Braindead) y antes de emprender la titánica trilogía de El señor de los anillos, firma este drama real con toques fantásticos. La historia de dos adolescentes que en la Nueva Zelanda de los 50, establecen una profunda e inseparable amistad llevadas por su común fantasía y su gusto por escribir novelas. Poco a poco van perdiendo el sentido de la realidad y sus padres deciden separarlas. Ellas, empeñadas en ser como uña y carne, toman una medida extrema. La película cuenta con un extraño humor entre tanto drama y la narración no se aparta nunca del punto de vista de las chicas. Lo mejor de la película son las interpretaciones de ambas, la debutante Melanie Lynskey y la británica Kate Winslet, que tras su descubrimiento en este filme hizo Sentido y sensibilidad y se quedó a las puertas del Oscar con Titanic.