CRÍA CUERVOS (1975)

    1263
    Titulo original: Cría cuervos
    Año: 1975
    Fecha de estreno en España: 26-01-1976
    País: España
    Duración: 107 min.
    Dirección: Carlos Saura
    Guión: Carlos Saura
    Música:

    Federico Mompou.
    Temas musicales: «Canción y Danzas N.6» de Federico Mompou; «Ay, Mari Cruz», interpretado por Imperio Argentina; y «Por qué te vas», interpretado por Jeanette.


    Intérpretes

    Ana Torrent, Geraldine Chaplin, Mónica Randall, Florinda Chico, Héctor Alterio, Germán Cobos, Mirta Miller, Josefina Díaz, Conchita Pérez, Juan Sánchez Almendros y Maite Sánchez.

    Premios

    Festival Internacional de Cine de Cannes: Premio Especial del Jurado a la Mejor Película.
    Globos de Oro: Nominada al Globo de Oro a la Mejor Película en Lengua Extranjera.
    Premios César de la Academia de Cine Francesa: Nominada a la Mejor Película Extranjera.


    Sinopsis

    Ana (Ana Torrent) es una niña huérfana de doce años, especialmente sensible y receptiva, vive en un viejo chalet enclavado en medio de la ciudad, en compañía de sus hermanas Irene (Conchita Pérez) y Maite (Mayte Sánchez), su tía Paulina (Mónica Randall), su abuela (Josefina Díaz), una anciana impedida, la criada Rosa (Florinda Chico) y el recuerdo constante de su madre (Geraldine Chaplin), ya muerta. En sus fantasías y obsesiones, Ana habla con su madre, que a veces toma cuerpo y presencia. La niña cree tener un dominio sobre la vida y la muerte de los habitantes de la casa gracias a un veneno que, en realidad, no es otra cosa que un polvo blanquecino e inofensivo.

    Comentario

    Este es el primer largometraje dirigido y escrito en solitario por Carlos Saura, que ocupa el número diez de su filmografía y que constituyó uno de los éxitos crítico-comerciales más relevantes de la época. Saura escribe el guión para Ana Torrent tras verla en "El espíritu de la colmena", de Víctor Erice y la enfrenta a Geraldine Chaplin, su musa particular en esta etapa de su carrera. Una película, con producción de Elías Querejeta, de gran fuerza por la descripción del ambiente familiar, la compleja personalidad de la niña protagonista y el estar narrada de forma depurada, sensible y armoniosa. La hondura de su carga dramática halla expresión en un lenguaje propio, afinado, sereno, dónde la belleza formal se hace sutil escritura.