CORTINA RASGADA (1966)

    Titulo original: Torn Curtain
    Año: 1966
    País: EE.UU.
    Duración: 128 min.
    Dirección: Alfred Hitchcock
    Guión: Brian Moore.
    Música:

    John Addison.


    Intérpretes

    Paul Newman, Julie Andrews, Lila Kedrova, Hansjoerg Felmy, Tamara Toumanova, Wolfgang Kieling, Ludwig Donath, Günter Strack, David Opatoshu, Gisela Fischer, Mort Mills, Carolyn Conwell, Arthur Gould-Porter, Gloria Gorvin, Peter Bourne, Maurice Doner, Sasha Harden, Mischa Hausserman, Erik Holland y Jan Malmsjö.

    Sinopsis

    En la República Democrática Alemana de los años 60, se celebra un congreso de física nuclear al que acuden científicos de todo el mundo. Uno de ellos, Michael (Paul Newman) es un joven diseñador norteamericano que ha diseñado un proyectil antimisiles. Una vez en Berlín Oriental, el joven sabio decide pasarse con todos sus proyectos a las autoridades orientales, cosa que causa la extrañeza de todos, incluso de la propia novia de Michael, llamada Sarah (Julie Andrews) que, sin explicarse la razón de esta conducta, decide seguir a su novio. Como única explicación, Michael dice a su novia que los motivos que le han impulsado a quedarse en la Alemania Oriental, es trabajar junto al eminente profesor Gustav Lynt (Ludwig Donath), una de las eminencias mundiales en física nuclear. Sin embargo, en realidad Michael trabaja para la CIA norteamericana que busca apoderarse de un descubrimiento del profesor Gustav.

    Comentario

    Alfred Hitchcock realiza una intriga de espionaje con la guerra fría como telón de fondo. La primera adopta el punto de vista de una mujer en su intento de explicar el por qué de la actitud de su novio que parece haberse vendido a las autoridades de la Alemania Oriental de los años 60. La segunda sigue los pasos del falso desertor en su pretensión de acceder a un científico germano oriental poseedor de una codiciada fórmula de la que se quiere apropiar. Y la tercera se centra en la huida de la pareja, que logra camuflarse en una compañía teatral de gira. Aunque Hitchcock no estuvo muy de acuerdo con la elección de la pareja protagonista integrada por Paul Newman y Julie Andrews, tuvo que transigir ante la necesidad de conseguir un éxito comercial. El realizador había pensado en Eva Marie Saint, una de sus rubias fetiches, ya que pensaba que el público no iba a asimilar fácilmente la imagen de Julie Andrews, que había triunfando con Sonrisas y lágrimas con la de una mujer físico nuclear, cosa que se demostró falsa, pues la película constituyó un enorme éxito de taquilla.