CORREDOR SIN RETORNO (1963)

    Titulo original: Shock Corridor
    Año: 1963
    País: EE.UU.
    Duración: 101 min.
    Dirección: Samuel Fuller
    Guión: Samuel Fuller
    Música: Paul Dunlap

    Intérpretes

    Peter Breck, Constance Towers, Gene Evans, James Best, Hari Rhodes, Larry Tucker, Paul Dubov, Chuck Roberson, Neyle Morrow, John Matthews, Bill Zuckert, John Craig, Philip Ahn, Frank Gerstle, Rachel Romen, Barbara Perry, Marlene Manners, Linda Randolph, Lucille Curtis, Jeanette Dana, Marie Devereux, Karen Conrad, Allison Daniell, Chuck Hicks, Wally Campo, Ray Baxter, Linda Barrett y Harry Fleer.

    Premios

    Nominada al Globo de Oro al Actor Revelación (Larry Tucker) Espiga de Oro de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci)

    Sinopsis

    El joven y brillante reportero Johnny Barret (Peter Breck) sueña con alcanzar en breve el Premio Pulitzer de periodismo. Un caso criminal acapara su atención. En un sanatorio psiquiátrico ha sido asesinado a puñaladas, y el caso, sin resolver se ha archivado. Barret decide realizar una información espectacular y sensacional que le acaree la gloria, haciéndose pasar por un enfermo mental peligroso. Convence a su novia Catgy (Constance Towert), una bailarina de streep-tease, para que se haga pasar por su hermana y le acuse de ser un obseso y maníaco sexual. Johnny se disculpa diciendo que no puede vivir pensando que el caso puede repetirse cualquier día y argumenta que alguien deberá correr el riesgo y adentrarse en el corredor de los locos. Su jefe del periódico es el único que conoce su proyecto, que lo desvelará una vez investigado el crimen. Una vez ingresado Barret logra descubrir que tres pacientes vieron cometer el crimen: Stuart (James Best), un soldado al que le hicieron un lavado de cerebro en Corea, Trent (Hari Rhodes), un estudiante negro, y Boden (Gene Evans), que fue un brillante científico nuclear. Sin embargo Barret no podrá permanecer al margen de los métodos del psiquiátrico. Su mente empieza a jugarle malas pasadas, y aunque cada vez se halla más cerca de la verdad, pagará un alto precio por su ambicioso proyecto siendo sometido al electroshock. A la vez, el director del periódico muere repentinamente sin desvelar la verdad.

    Comentario

    Una de las películas más impactantes de Samuel Fuller que muestra la perdición del ser humano y denuncia las instituciones psiquiátricas que, en los 60, veían el electroshock como la panacea para curar los desequilibrios mentales más profundos. Rodada en blanco y negro, posee dos únicas secuencia en color para reflejar el pensamiento de un loco. La película posee una terrible moraleja sobre como una ambición y el ansia de saber la verdad pueden llegar a provocar la destrucción del ser humano y la de cuantos le rodean.