CÓMO ACABAR CON TU JEFE

    Titulo original: Horrible Bosses
    Año: 2011
    País: EE.UU.
    Duración: 98 min.
    Dirección: Seth Gordon
    Guión: Michael Markowitz, John Francis Daley y Jonathan Goldstein, según un argumento de Michael Markowitz.
    Música: Christopher Lennertz.

    Intérpretes

    P.J. Byrne, Kevin Spacey, Colin Farrell, Steve Wiebe, Jennifer Aniston, Jason Bateman, Charlie Day, Lindsay Sloane, Michael Albala, Jason Sudeikis, Reginald Ballard, George Back, Barry Livingston, Meghan Markle, Donald Sutherland, Celia Finkelstein, John Francis Daley, Scott Rosendall, Dave Sheridan, Ioan Gruffudd, Brian George, Chad Coleman, Jamie Foxx, Diana Toshiko, Carla Maria Cadotte, Peter Breitmayer, Julie Bowen, Isaiah Mustafa, Wendell Pierce, Ron White, Jimm Giannini, Dawn Frances, Andrew Lukich, Bob Newhart, Seth Gordon, Mark Black, Christina Blevins, Tony Cronin, Jennifer Hasty, Sean R. Lake, Richard John Reliford, Eli Tahan y Joanna Theobalds.

    Sinopsis

    Nick (Jason Bateman), candidato a un puesto directivo, trabaja durante 12 horas y traga con todo lo que se le ocurre a su jefe, el horrendo Dave Harken (Kevin Spacey), pensando en la promesa de una merecida promoción. Pero ahora ya sabe que eso nunca va a ocurrir. Al mismo tiempo, Dale (Charlie Day), ayudante en una clínica dental, tiene verdaderos problemas para mantener a raya los imparables avances sexuales de su jefa, la Dra. Julia Harris (Jennifer Aniston), cuando ella de pronto decide subir la temperatura. La doctora Harris es una acosadora sexual que amenaza con decirle a Stacy (Lindsay Sloane), la prometida de Dale, que han mantenido relaciones sexuales, lo que no es cierto. Y Kurt (Jason Sudeikis), contable de profesión, disfruta de la relación con su jefe Jack Pellit (Donald Sutherland), hasta que éste muere y se entera que el corrupto nuevo propietario de su empresa, Jack Pellit (Collin Farrell), el hijo cocainómano del anterior, no sólo está empeñado en arruinar su carrera sino que también tiene planes para soltar residuos tóxicos en una población sin que nadie se de cuenta. ¿Qué se puede hacer cuando tu jefe es un psicópata, una devorahombres o un tipo sin escrúpulos? La huida no es una opción. Alguien tiene que pararles los pies a esos monstruos. Por eso, durante una noche de copas los tres se preguntan si sus vidas no serían mucho más agradables si sus jefes estuvieran muertos. Con la fuerza que dan un par de copas y los dudosos consejos de un ex convicto para el que todo tiene un precio, Dean Jones (Jamie Foxx), los tres protagonistas preparan un plan perfecto para librar al resto del mundo de sus respectivos jefes… para siempre. Pero matarlos no es fácil, se requiere la ayuda de un experto. Éste será Mortherfucker Jones (Jaime Fox), que lo primero que les recomienda es que los asesinatos parezcan accidentes. Pero incluso los mejores planes sólo son tan buenos como los cerebros que hay detrás de ellos. La situación sigue igual de complicada debido a un teléfono móvil dejado en el lugar inapropiado, un romance extramatrimonial inexistente, un asesinato inesperado y un arresto por saltarse un semáforo en rojo.

    Comentario

    Una comedia no exenta de bastante mala leche, que firma Seth Gordon (“Como en casa en ningún sitio”, y creado de la serie de televisión “La oficina”), tras ser uno de los proyectos que pasaron por las manos de medio Hollywood antes de recalar en él. La historia de tres empleados (a los que dan vida Jason Bateman, Charlie Day y Jason Sudeikis), que se quieren deshacer de sus tres respectivos y horribles jefes que verán como, aunque deshacerse de sus torturadores puede parecer un tanto extremo en un primer momento, pronto queda claro que, por uno u otro motivo, estos tres empleados intimidados y manipulados han agotado las otras alternativas más razonables. Y no es que desde el primer momento sean unas personas descontentas con tendencias homicidas, más bien al contrario.