COMETAS EN EL CIELO

    Titulo original: The kite runner
    Año: 2007
    País: EE.UU.
    Duración: 122 min.
    Dirección: Marc Forster
    Guión: David Benioff, basada en una novela de Khaled Hosseini
    Música:

    Alberto Iglesias


    Intérpretes

    Khalid Abdall, Homayoun Ershadi, Zekiria Ebrahimi, Ahmad Khan Mahmoodzada, Atossa Leoni, Shaun Toub, Sayed Jafar Masihullah Gharibzada, Mir Mahmood Shah Hashimi, Nabi Tanha, Elham Ehsas, Bahram Ehsas, Tamim Nawabi, Mohamad Nabi Attai, Mohamad Nadir Sarwari, Mustafa Haidari, Ahmad Yasar Shir Agha, Mohammad Aman Joya, Abdul Azim Wahabzada, Vsevolod Bardashev, Sayed Miran Farhad, Murina Abudukelimu, Igor Radchenko, Larry Brown, L. Peter Callender, Jesse Robertson, Josh Chamberlain, Marco Mazariegos, Shaan Price, Qadir Farookh, Peg McKibbin, Chris Verrill, Amar Kureishi, Maimoona Ghizal, Mohammad Ehsan Aman, Yunus Osman, Mehboob Ali, Saïd Taghmaoui, Abdul Salam Yusoufzai, Mohamad Amin Rahimi, Aziz Raxidi, Khalil Ahmad Nooryan, Ali Danish Bakhty Ari, Hameeda Hamraz, Ahmad Shah Alam, Kaiser Doulat-Beek, Khaled Hosseini, Habib Zargi, Houshmand Habib, Lukas Ferreira, Tim Halpin, Nasser Memarzia y Big Spence.

    Premios

    Nominada al Oscar a la Mejor Música.
    Nominada al Globo de Oro a la Mejor Música y a la Mejor Película en lengua extranjera.
    Nominada al Premio BAFTA de la Academia de Cine Británico a la Mejor Película en lengua no inglesa, al Mejor Guión Adaptado y a la Mejor Música.


    Sinopsis

    En Afganistán, un país dividido y al borde de la guerra, Amir (Zekeria Ebrahimi) y Hassan (Ahmad Khan Mahmidzada), dos entrañables amigos de la niñez, están a punto de separarse para siempre. En una bella tarde de Kabul y con el cielo repleto con la regocijante alegría de un torneo de barriletes, el acto de traición de un niño temeroso provocará una catástrofe y una búsqueda épica de redención. Tras veinte años de vivir en los Estados Unidos, Amir (Khalid Abdalla) regresa a un peligroso Afganistán bajo el férreo dominio de los talibanes para enfrentarse a los siniestros secretos que todavía lo persiguen y arriesgarse finalmente a corregir las cosas. El resultado de esta travesía por un mundo nuevo habla a todos los que alguna vez han ansiado tener una nueva oportunidad para cambiar y encontrar el perdón.

    Comentario

    A partir de la familia, la amistad, la lealtad y el sentimiento de culpa se teje esta historia llena de buenas vibraciones, la primera de todas, el acercamiento entre mundos distintos. Y es justamente en ese arriesgado terreno de los sentimientos infantiles –tan proclive al ternurismo- donde el interesante director alemán Marc Forster (“Monster’s ball”, “Más extraños que a ficción”...) se mueve con toda soltura y demuestra una vez más su enorme sensibilidad para aproximarnos emociones puramente universales. En sus manos el relato de Khaled Hosseini sigue siendo igual de intenso, nada melodramático; intacta queda también la frescura de los dos chavales protagonistas, algo que lo dice casi todo de la inmejorable dirección de actores que a Marc Forster le ha caracterizado siempre. Resulta además admirable el modo emocionante en que el realizador persigue con la cámara el juego de cometas; todo un símbolo, aunque su ingenuidad es sólo aparente. Pero a pesar de que esta triste (y luminosa) historia de amistad tiene como escenario básico el Afganistán de los años setenta no es un alegato político, -no lo es tampoco la novela de Hosseini- es mucho más que eso: es una apuesta innegable por la honestidad y una seria proclama por el entendimiento humano. Y en esa misma onda discurre la bellísima banda sonora del español Alberto Iglesias; sencillamente exquisita y, como el propio relato, conciliadora y reconfortante.