COCO, DE LA REBELDÍA A LA LEYENDA DE CHANEL

    9
    Titulo original: Coco avant Chanel
    Año: 2009
    País: Francia
    Duración: 105 min.
    Dirección: Anne Fontaine
    Guión: Anne Fontaine y Camille Fontaine, basado en el libro “L`irrégulière” de Edmonde Charles-Roux.
    Música: Alexandre Desplat

    Intérpretes

    Audrey Tautou, Benoît Poelvoorde, Alessandro Nivola, Marie Gillain, Emmanuelle Devos, Régis Royer, Etienne Bartholomeus, Yan Duffas, Fabien Béhar, Roch Leibovici, Jean-Yves Chatelais, Pierre Diot, Vincent Nemeth, Bruno Abraham-Kremer, Lisa Cohen, Inès Bessalem, Marie-Bénédicte Roy, Emilie Gavois-Kahn, Fanny Deblock, Claude Brécourt, Karina Marimon, Bruno Paviot, Franck Monsigny, Marie Parouty, Jean-Chrétien Sibertin-Blanc, Marie-Josée Hubert, Patrick Laviosa y Kim Schwarck.

    Sinopsis

    Gabrielle “Coco” Chanel (Inès Bessalem) es una niñita testadura internada con su hermana Adrienne (Marie Gillain) en un orfanato del centro de Francia que espera, en vano, cada domingo, a que su padre venga a recogerla. De adulta, Coco (Audrey Tautou) deja su empleo de costurera en donde cose dobladillos en la parte de atrás de una sastrería de provincias para trabajar como artista de un sórdido cabaret en el que con una débil voz, canta a un público de soldados borrachos. Allí conoce a Étienne Balsan (Benoît Poelvoorde), que se convierte en su protector y quién la introduce en los altos, inactivos y decadentes círculos sociales franceses, aunque sin ahorrarle humillaciones por sus orígenes humildes. Coco se convierte en una rebelde que considera las convenciones de su época opresivas, y por ello, se viste con las ropas de sus amantes. Pero Étienne la lanza definitivamente al pedirle que diseñe sombreros para sus círculos más íntimos. Pero Coco no se enamora de Étienne sino de su amigo Arthur “Boy” Capel (Alessandro Nivola), que resultará decisivo en la evolución artística de Coco y la empujará en la evolución de su personalidad y de su personalísimo estilo artístico. Su historia de amor con Étienne será muy tormentosa y transcurre de forma paralela a su transformación en una de las diseñadoras más importantes de la historia de la moda, convirtiéndose en la legendaria modista que encarnó a la mujer moderna y se convirtió en un símbolo intemporal de éxito, libertad y estilo.

    Comentario

    El peligro inmediato de toda biografía no es tanto que sea, o no, ajustada o incompleta, sino su propósito inicial de subrayar sólo los aspectos positivos del protagonista. Ocurre constantemente, la historia del cine está llena de ejemplos. Lo inusual en todo caso (y hasta lo mezquino sin más) sería dedicar tiempo y esfuerzos a denigrar a alguien. Pero, claro, todo tiene sus dosis; y en “Cocó” asistimos a un caso evidente de borrachera elogiosa. Es, sin duda alguna, su pecado original, el mayor fallo de la película, centrada en los años de iniciación de la diseñadora, luego célebre no precisamente por su buen carácter ni su trato amable. La Gabrielle que se nos presenta aquí es una dulce niña/mujer seductora y muy tenaz en sus pre tensiones. Una palomita inquieta y sagaz con buenos con tactos y mejor suerte. Aceptado ese escenario, pocos elementos chirrían en el bien engrasado engranaje: una puesta en escena reluciente (del lujo y de la moda se trata), ritmo aceptable y un correcto reparto; luego, conclusión:discurre de la forma más amable y se deja ver muy bien. Anne Fontaine le ha cortado a la joven Cocó un traje cómodo, favorecedor y elegante; y como otra gran modista también, la directora deja por dentro y sin enseñar, las costuras, los flecos y los hilvanes. Audrey Tautou, estupenda, pero casi superada por un espléndido Benoît Poelvoorde. Y es que ella (dirección de actores) no consigue borrar las huellas de la todavía identificable Amélie. Son dos personajes dispares, nada tienen que ver, no convenía relacionarlos, ni hacerlos coincidir. Pero coinciden a veces peligrosamente.