CINÉCLUB

    16
    Titulo original: Cinéclub
    Año: 2009
    País: España
    Dirección: Salomón Shang
    Guión: Salomón Shang

    Intérpretes

    Matthieu Duret, Ana García Vives, Manuel Rudi, Ángels Torrents, Tony Corvillo y Núria Prims.

    Sinopsis

    Historia sobre un cine que se cierra, sobre unos filmes sin audiencia (cuyo único público afectivamente implicado está formado por el protagonista de la película), y sobre una experiencia, la del consumo de cine en colectividad, que ha perdido su razón de ser. “¿Cuánto tiempo crees que va a durar esto?”, y “No lo sé. Pero no creo que sea mucho”, así se replican la taquillera y el proyeccionista de Cinéclub cuando se encuentran en la cabina de proyección. Cinéclub es la historia del actual cierre de los cines de arte y ensayo. El cine va muriendo, y sus habitantes –proyeccionista, taquillera, espectador- van desapareciendo con él, tiñéndose de anacronismo. Uno de los escasos espectadores de este pequeño cine se enamora de la taquillera, que no siente ningún interés por él. La decadencia de esta relación corre en paralelo a la decadencia de la sala de cine, que va desapareciendo en el más absoluto silencio, siempre vacía, aparentemente sin ningún futuro; aunque tal vez quede una salida.

    Comentario

    Salomón Shang (“La zona de Tarkovsky”) evoca el pasado del cine (todas las películas que se proyectan en esa pantalla de una sala de cine que desaparece), pero para jugar a la síntesis, para experimentar con la mezcla de ese legado por un lado y de su estilo mínimo y ritualizado por otro, no tanto para homenajear o llorar lo que se ha ido para siempre: el cine como experiencia y espacio no rima ya aquí con el sueño (sólo la actriz Núria Prims cuando asiste al pase de su película, “Tomándote”, víctima de la dimensión frankensteiniana del cine, parece implicarse con la ilusión); a la cual podemos añadir, durante algunos segundos, a la joven taquillera cuando se abisma en él desde detrás de la pantalla. La película trata de la pérdida del visionado en colectividad del cine, y con él, de la muerte de una sala. De unas películas que ya son historia porque sólo siguen interesando a aquéllos individuos totalmente descontextualizados.