CHAIKA (2012)

    10
    Titulo original: Chaika
    Año: 2012
    País: España – Rusia – Georgia - Francia
    Duración: 104 min.
    Dirección: Miguel Ángel Jiménez
    Guión: Miguel Ángel Jiménez y Luis Moya
    Música: Pascal Gaigne

    Intérpretes

    Salome Demuria, Gio Gabunia

    Premios

    Seleccionada para la Sección de Nuevos Directores del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

    Sinopsis

    En un barco factoría que faena en el Mar del Japón, Ahysa (Salome Demuria) y una compañera son dos prostitutas que realizan su oficio entre la tripulación del barco, la mayoría coreanos e indonesios, que están más de 12 meses sin tocar tierra. Pero Ahysa queda embarazada y tiene un bebé a bordo del gigantesco buque. En Vladivostok, Ahysa, su bebé y Asylbek (Gio Gabunia), un marinero perdedor que la quiere, emprenden un durísimo viaje a través de China para llegar al fin del mundo, entre dos largas estaciones, el eterno invierno de Siberia y el verano en las polvorientas estepas de Kazajistan. En las recónditas estepas hay un cementerio espacial donde caen los satélites soviéticos. Allí Ahysa choca en el deseo de Hojanias y su hermano Ganivet, dejando a Ahysa sola con la anciana madre de estos en una aislada cabaña cundo los hermanos y Asylbek van a la ciudad a vender los restos de un satélite que ha caído con estrépito en la zona. La vieja mujer morirá congelada esa misma noche.

    Comentario

    Segundo largometraje de Miguel Ángel Jiménez (“Ori”), un drama de pasiones exacerbadas en las áridas estepas de Kazanistán y de Siberia, que habla de la lucha por la supervivencia y de la relación de los personajes con un entorno muy hostil, narrada en forma de flash back por el hijo de la protagonista cuando ya tiene 20 años. Un drama de dos supervivientes natos que vivirán esta una de amor, de camaradería y austeridad para hablar de la dureza en esos parajes, de cómo la inmensidad de la estepa congelada y el calorcillo de la brasa de un pitillo puede calentarles el alma y de como la luz de un candil en mitad de la noche puede hacer llorar a los muertos.