CARTAS A DIOS

    Titulo original: Oscar et la dame rose
    Año: 2009
    País: Francia
    Duración: 105 min.
    Dirección: Eric-Emmanuel Schmit
    Guión: Eric-Emmanuel Schmit, basado en su novela “Oscar y la dama de rosa”
    Música: Michel Legrand

    Intérpretes

    Michèle Laroque, Amir, Max von Sydow, Amira Casar, Mylène Demongeot, Constance Dollé, Simone-Elise Girard, Amir Ben Abdelmoumen, Benoît Brière, Mathilde Goffart y Thierry Neuvic.

    Sinopsis

    Oscar (Amir) es un niño de diez años que está ingresado en un hospital infantil. Ni los médicos ni sus padres se atreven a contarle la verdad sobre su enfermedad, una leucemia que le provocará la muerte en poco tiempo. Sólo Rosa (Michèle Laroque), la mujer malhumorada que le lleva sus pizzas, habla con él directamente. Para mantener su mente activa, Rosa le sugiere un juego a Oscar: Vivir como si cada día a partir de ahora contase como si fuesen 10 años. De este modo, ella le ofrece vivir toda una vida en tan sólo unos pocos días. Además, para tratar de conseguir que Oscar se abra y hable con mayor facilidad, Rosa le propone que se lo cuente por escrito a Dios. En sus cartas, Oscar confiesa su dolor y sus preocupaciones pero también le cuenta a Dios sus alegrías, su primer amor y le describe la velocidad a la que pasa el tiempo…¡Nada menos que una década al día!. Una amistad única va creciendo entre Oscar y Rosa. Ninguno de los dos se da cuenta de lo mucho que esta complicidad va a cambiar su destino.

    Comentario

    Segundo largometraje como director del escritor y dramaturgo francés Eric-Emmanuel Schmit (“Odette, una comedia sobre la felicidad”), que lleva a la pantalla su propia novela “Oscar y la Dama de Rosa”. Una historia sensible y emocional, basada en hechos vividos por el propio director, en torno a un niño que padece leucemia y que en el hospital donde no le hacen demasiado caso, entabla amistad con una mujer vendedora de pizzas. Una película que por encima del dramatismo de la situación, lleva un mensaje tranquilizador, alegre, que quita los miedos y da pie al optimismo.