CARAS Y LUGARES (2017)

    Titulo original: Visages villages
    Año: 2017
    País: Francia
    Duración: 90 min.
    Dirección: Agnès Varda y JR
    Guión: Agnès Varda
    Música: Mathieu Chedid Temas musicales: “Ring My Bell”, interpretado por Anita Ward

    Intérpretes

    Jean-Paul Beaujon, Amaury Bossy, Yves Boulen, Jeannine Carpentier, Marie Douvet, Claude Ferchal, Claude Flaert, Vincent Gils, Laurent Levesque, Nathalie Maurouard, Patricia Mercier, Pony-Soleil-Air-Sauvage-Nature, JR, Morgane Riou, Sophie Riou, Nathalie Schleehauf, Clemens Van Dungern, Agnès Varda y Daniel Vos.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Oficial, fuera de concurso, del Festival Internacional de Cine de Cannes Nominada al Oscar al Mejor Documental
    Nominada al César de la Academia del Cine Francés al Mejor Documental y a la Mejor Música.

    Sinopsis

    Agnès Varda y JR tienen varios puntos en común: a los dos les apasionan las imágenes y les encanta pensar en cómo, dónde y de qué manera enseñarlas, compartirlas y exponerlas. Agnès ha elegido el cine. JR ha elegido crear galerías de fotografía a cielo descubierto. Cuando Agnès y JR se conocen en el año 2015, enseguida sienten el deseo de trabajar juntos, de rodar juntos una película recorriendo Francia, lejos de las ciudades, viajando con el camión fotográfico (y mágico) de JR. De esta manera, a veces de casualidad, otras de manera programada, van a conocer a un motón de gente, van a escucharlos, fotografiarlos e incluso van a exponer las fotos. Esta película cuenta también la historia de la amistad que surge entre los dos y que creció durante el rodaje, entre sorpresas y bromas, burlándose de sus diferencias.

    Comentario

    Colaboración entre la veterana directora Agnès Varda y el artista gráfico urbano y fotógrafo JR, un joven francés conocido por sus impactantes obras visuales que consisten en enormes intervenciones gráficas en calles y tejados de diversas ciudades de todo el mundo. Más que una simple película es un milagro. Con humor, con gravedad, con tristeza y con una alegría difícilmente controlable, la película discurre por la retina del espectador como un acto de liberación