CAPRICHO DE MUJER (1942)

    54
    Titulo original: The Lady is Willing
    Año: 1942
    País: EE.UU.
    Duración: 92 min.
    Dirección: Mitchell Leisen
    Guión: James Edward Grant y Albert McCleery, según un argumento de James Edward Grant.
    Música:

    W. Franke Harling.
    Temas musicales: «I Find Love», interpretado por Virginia Rees; y «Sixteen Waltzes, Op. 39, No. 15», de Johannes Brahms.


    Intérpretes

    Marlene Dietrich, Fred MacMurray, Aline MacMahon, Stanley Ridges, Arline Judge, Roger Clark, Marietta Canty, David James, Ruth Ford, Harvey Stephens, Harry Shannon, Elisabeth Risdon, Charles Lane, Murray Alper, Kitty Kelly, Eddie Acuff, Ernie Adams, Helen Ainsworth, Myrtle Anderson, Georgia Backus, Eugene Borden, Romaine Callender, Chester Clute, Jimmy Conlin, Lorna Dunn, Lou Fulton, Eddie Hall, Charles Halton, Neil Hamilton, Sterling Holloway, Robert Emmett Keane, Carl M. Leviness, Judith Linden, Edward McWade, Frances Morris, William Newell, Paul Oman, Suzanne Ridgway y Ray Walker.

    Sinopsis

    Una actriz, estrella del musical, Elizabeth «Liza» Madden (Marlene Dietrich), se encuentra a un encantador niño de un año en la Octava Avenida de Nueva York y decide quedarse con él. Su ignorancia sobre niños es tan grande que piensa que es una niña cuando en realuidad es un niño. Al oirle llorar acude a un pediatra, el doctor McBain (Fred MacMurray), que se dedica a experimentar con conejos. Pero para poder adoptarlo tiene que encontrar un marido adecuado. Así pues, elige al doctor McBain, y lo que comienza como un matrimonio de conveniencia, termina siendo un amor de verdad tras diferentes discrepancias cuando aparece la primera mujer del doctor.

    Comentario

    Cuarto largometraje del siempre elegante Mitchell Leisen, que se inicia en tono de comedia, evoluciona hacia el romanticismo, y finaliza en el más ortodoxo melodrama. Trabajando con el bebé en los brazos, tropezó y para evitar que se cayera al suelo, la actriz se torció un tobillo se lo tuvo que escayolar. Para evitar que se viese la escayola, Leisen la mostró en su mayor parte con largos vestidos de noche que le llegaban hasta los pies, o la retrató sin que mostrase pies y tobillos.