CAMALEÓN (2008)

    Titulo original: Kaméleon
    Año: 2008
    País: Hungría
    Duración: 108 min.
    Dirección: Krisztina Goda
    Guión: Krisztina Goda y Réka Divinyi

    Intérpretes

    Ervin Nagy, Gabriella Hámori, János Kulka, Sándor Csányi, Zsolt Trill,, Zsolt László, Tamás Balikó, Andrea Balázs, Péter Barbinek, Kata Bartsch, Ottilia Borbáth, Rita Braun, Ágnes Bánfalvy, Virág Bárány, Antal Czapkó, Viktoria Dihen, Vali Daniel, András Falvai, Viktor Havasi, Barna Illyés, Péter Janicsek, Kinga Józsa Kovács, Babett Köllõ, Kriszta Legerszki, Zalán Makranczi, Ferenc Mesterházi, Kriszta Németh, Zsófi Simó, Bözse Soltész, István Szilágyi, Szilvia zurzo, Andrea Söptei, Nóra Diána Takács, Levente Törköly, Anna Udvarias, Szilvia Varga, Edit Vlahovics, Gyula Zalányi y László Áron.

    Sinopsis

    La historia de Gabor Farkas (Ervin Nagy), que parece un inofensivo limpiador de oficinas que trabaja en el turno de noche y apenas tiene contacto ninguno de sus jefes, pero que tras el que está un peligroso joven dotado con numerosos dones que utiliza para seducir a mujeres desilusionadas y despojarlas metódicamente de su dinero. Este artista de la manipulación elige cuidadosamente a sus víctimas, convirtiéndose en un sofisticado estafador que elige a sus víctimas en función de la basura que producen. Capaz de asumir varias personalidades, se hace contratar por un gabinete de psicólogos donde conoce a Hanna (Gabriella Hámori), una bailarina de 30 años e hija de un millonario, que sueña con volver a la escena después de una grave lesión. Una mujer solitaria, desesperada y vulnerable a la cual Gabor propone sus servicios, haciéndose pasar por un médico, ganando así su confianza. Una víctima ideal si el amor no se hubiera entrometido, poniendo a Gabor ante una elección existencial: el amor o el dinero, ella o el botín.

    Comentario

    Tercera incursión de Krisztina Goda (“Sólo sexo y nada más”) en el mundo del celuloide. La polifacética Goda abandona el cine histórico que reflejó en "Hijos de la gloria" para adentrarse en un thriller con tintes dramáticos. Está protagonizada por Ervin Nagy, un actor que siempre ha estado vinculada a los escenarios -no en vano es miembro del reconocido internacionalmente Krétakör Ensemble-, y que también se ha erigido como una de las figuras cinematográficas más relevantes en su país. La película, que habla de la crisis de identidad en tono tragicómico, fue candidata al Oscar por Hungría