CABALLEROS INTRÉPIDOS

    Titulo original: Cockeyed Cavaliers
    Año: 1934
    País: EE.UU.
    Duración: 72 min.
    Dirección: Mark Sandrich
    Guión: Grant Garett, Ben Holmes, Edward Kaufman y Ralph Spence, basado en una historia de Ben Holmes y Edward Kaufman.
    Música: Roy Webb. Temas musicales: News, interpretado por Franklin Pangborn, And the Big Bad Wulf was Bad, interpretado por Noah Berry, Bert Wheeler, Robert Woolsey y Dorothy Lee y Dilly Dally, interpretado por Bert Wheeler, Dorothy Lee, Robert Woolsey y Thelma Todd.

    Intérpretes

    Bert Wheeler, Robert Woolsey, Thelma Todd, Dorothy Lee, Noah Beery, Robert Greig, Henry Sedley, Alfred P. James, Frank Baker, Billy Gilbert, Kit Guard, Charlie Hall, Frank Mills, Kewpie Morgan, Jack Norton, Franklin Pangborn, Snub Pollard y Kate Price.

    Sinopsis

    En el siglo XVI Bert Winstanley (Bert Wheeler) y Bob Maltravers (Robert Woolsey) son dos vagabundos que recorren los caminos de Inglaterra. Bert es cleptómano, lo que les acarrea bastantes problemas. En una ciudad son arrastrados por el populacho hasta que un muchacho logra rescatarles. El chico en cuestión resulta ser Mary Ann Dale (Dorothy Lee), una hermosa joven que se ha disfrazado de muchacho para evitar ser casada forzosamente con el viejo y poco agraciado duque de Weskit (Robert Grieg). Los tres llegan a una posada en la que conocen al barón Moxford (Noah Beery), que celebra sus hazañas de caza. Pero como los soldados no dejan de perseguirles, Bert y Bob se ven forzados también a disfrazarse, tomando prestadas las ropas de dos médicos reales que están borrachos, huyendo en su carruaje con Mary Ann. Los tres llegan a la casa del duque Weskit, siendo tomados por auténticos médicos. Usando un libro de veterinaria, Bert y Bob curan al duque de su dolor de estómago.

    Comentario

    Mark Sandrich, el director de las mejores películas de Fred Astaire y Ginger Rogers (La alegre divorciada, Sombrero de copa), dirige a Wheeler y Woolsey en esta comedia musical de ambientación de época en torno a dos patanes que se hacen pasar, en la Inglaterra del siglo XVI, por los médicos del rey. El contrate entre la época que sucede la acción y diversos elementos contemporáneos de los años en que se rodó el filme, provocan también que el humor de las situaciones se potencie.