BOMBAS PARA LA PAZ (1958)

    27
    Titulo original: Bombas para la paz
    Año: 1958
    País: España
    Duración: 82 min.
    Dirección: Antonio Román
    Guión: José Manuel Iglesias, José María Elorrieta, Alfonso Paso y Antonio Vich, basado en un argumento de José Manuel Iglesias.
    Música: Fernando García Morcillo

    Intérpretes

    Fernando Fernán Gómez, Julia Martínez, José Isbert, Antonio Riquelme, Félix Fernández, José Ramón Giner, Josefina Serratosa, Manuel Guitián, Manuel Alexandre, Victoria Rodríguez, Ángel Álvarez, Marcelino Ornat, Aníbal Vela, Antero Villaescusa, Luis Sánchez Polack, Mario Moreno, Francisco Bernal, Antonio Gandía, Antonio Morales, Luis San Martín, Erasmo Pascual, E. Domowslaski, Rafaela Aparicio, Antonio Vidal, María Luisa Ponte, Mara Goyanes, Jorge Ochando, Francisco Sepúlveda, José Riesgo, Jesús Puente, Antonio Armet, Mariano Alcón, Emilio Santiago, Agustín Povedano, Carlos M. Tejada, José Granja, Juan Cazalilla, José Cuenca y Susana Campos.

    Sinopsis

    La impresión sufrida al descubrir un nuevo cuerpo químico contra la violencia que vuelve pacíficos a las personas más peligrosas, hace que el sabio don Carlos (Félix Fernández) muera de un ataque cardiaco y solo tenga tiempo de decir a su ayudante Alfredo (Fernando Fernán Gómez) que el próximo día 19 debe acudir a París. La sustancia es una auténtica bomba y el científico le encarga que la utilice para conseguir la paz en el mundo. Tras realizar diversas pruebas, y con la ayuda del bedel Eusebio (José Ramón Giner), el químico Alfredo comprueba la eficacia del nuevo gas en el Metro de Madrid donde la gente pasa de empujar a dejar pasar con cortesía, en un banco, donde consigue que el director le haga un préstamo sin ninguna garantía, y en el boxeo, donde logra que los púgiles dejen de pegarse para abrazarse. Tras discutir con su novia Paquita (Julita Martínez) porque su viaje a París retrasa la fecha de la boda, con la ayuda de la azafata Celia (Susana Campos) y un loco beligerante (Antonio Riquelme), Alfredo viaja a París donde se va a celebrar la Conferencia de la Paz a la que asistirán los dirigentes más importantes del mundo, en representación de la Organización P.L.U.T.O. (Países Libres Unidos Tras Oceánicos), tira el nuevo gas en medio de la reunión y consigue que se firme la paz, mientras Alfredo y Celia se besan.

    Comentario

    Película dirigida por Antonio Román, deudora de las comedias de Berlanga de finales de los 50, que se mueve entre el sainete madrileño y las historias de sabios despistados típicas del cine americano de la casa Disney. Un joven químico hereda una fórmula secreta de una sustancia gaseosa que cambia la violencia y el egoísmo de las gentes por la paz y la concordia. La idea de este hombre es fabricar unas bombas de este producto y tras probar sus resultados en un partido de fútbol o en las apreturas del Metro madrileño, arrojarlas en la Asamblea General de la ONU. Una historia agradable, con un comienzo interesante aunque va perdiendo fuerza conforme avanza la historia por culpa de un torpe guión que da demasiados bandazos al estar firmado por cuatro nombres muy diferentes, entre los que están los también directores Antonio Vich y José María Elorrieta y el dramaturgo Alfonso Paso. Lo mejor del filme está en su gran reparto en dónde arropando a un estupendo Fernando Fernán Gómez aparecen José Isbert, Julia Martínez, Antonio Riquelme, Manuel Alexandre o Luis Sánchez Polack “Tip”.