BLINDADO

    16
    Titulo original: Armored
    Año: 2009
    País: EE.UU.
    Duración: 88 min.
    Dirección: Nimród Antal
    Guión: James V. Simpson
    Música: John Murphy.
    Temas musicales: "The Candy Song", interpretado por Masters of Reality; "Swingers", interpretado por Howie; "Blue Eyes Woman", interpretado por The Go; y "Loc'in on the Shaw", interpretado por Tone Loc.

    Intérpretes

    Matt Dillon, Jean Reno, Laurence Fishburne, Amaury Nolasco, Fred Ward, Milo Ventimiglia, Skeet Ulrich, Columbus Short, Andre Jamal Kinney, Andrew Fiscella, Nick Jameson, Glenn Taranto, Lorna Raver, Garry Guerrier, Robert Harvey, Shawn Devorse y Paul Grace.

    Sinopsis

    Después de la muerte de sus padres, Ty Hackett (Columbus Short) regresa del servicio activo en Irak para hacer frente a un montón de gastos médicos impagos, una hipoteca y asumir la responsabilidad de su hermano de 14 años, Jimmy (Andre Jamal Kinney). Ty consigue un trabajo como guardia en Eagle Shield Security, la misma compañía de camiones blindados para la que trabajó su padre. Bajo la tutela de su padrino, el Oficial Jefe Michael Cochrane (Matt Dillon), Ty se entrena para su difícil y, en muchas ocasiones, peligrosa nueva carrera. En el último día de su periodo de prueba, sus compañeros de trabajo sacan al joven para celebrarlo. Beben cerveza e intercambian anécdotas, revelan fallos en el sistema de seguridad y comentan sobre los intentos de robo fallidos y sobre los que han tenido éxito. Cochrane tiene la mejor historia: un robo sin resolver en Texas para el que cree tener la respuesta. La única manera en que puede haber sucedido, afirma, es si los mismos guardias fueron los autores del golpe. Cuando más tarde lleva a Ty hasta su casa, Cochrane le revela que el incidente del que habían estado hablando le ha dado la inspiración para idear el plan perfecto. Con una trabajo de 42 millones de dólares en camino, Cochrane propone desviarse de la ruta, guardar el dinero en un almacén abandonado y denunciar el robo. Sin víctimas, sin tipos malos y sin pistas. Todo lo que se necesita para que estos seis hombres se conviertan en los tipos más ricos que jamás pudieron imaginar, es la cooperación de todos los guardias involucrados. Cochrane ya ha convencido a los otros: al impulsivo e impetuoso Baines (Laurence Fishburne); el callado pero intenso Quinn (Jean Reno); el muy nervioso y vulnerable Dobbs (Skeet Ulrich); y el ex-convicto redimido Palmer (Amaury Nolasco). Ty es todo lo que se interpone entre ellos y sus planes para una vida mejor. En un principio Ty se niega incluso a considerar la idea de robarle a su empresa, pero la amenaza del banco de quedarse con su casa y que su hermano termine en un hogar de acogida le convence para unirse a sus compañeros, solo pone una condición: Cochrane le debe prometer que nadie saldrá herido. En el gran día, la recogida del dinero se produce sin tropiezos. Después de realizar el registro con el despachante, los hombres se desvían hasta el lugar elegido para ocultar el dinero. Llenos de energía y optimismo se disponen a descargar el dinero rápidamente, pero una inesperada interrupción cambia el curso de los acontecimientos. Con su futuro y millones de dólares en juego, el grupo de hombres entra en un estado de confusión en el que tratan de salvar lo que pueden y en un trágico instante, todo cambia.

    Comentario

    Nimród Antal, el director de “Habitación sin salida” firma un thriller psicológico de acción con buenas dosis de suspense sobre un atraco a un furgón blindado que transporta millones de dólares, en el que los atracadores son personas bastante normales, todas con sus problemas, unos tipos que se encuentran en situaciones difíciles y que toman decisiones equivocadas, todos los vigilantes del propio furgón, cada uno con sus propios motivos para participar en el robo, debiendo enfrentarse a las consecuencias de sus actos. Al igual que sucedía en la película precendente de Nimród Antal, “Habitación sin salida”, también aquí algunas de las secuencias cruciales de la película transcurren en espacios claustrofóbicos, que el director utiliza inteligentemente para agregar más tensión a la historia.