BLACK ANGEL / LAS PERVERSIONES DE LIVIA (2002)

    291
    Titulo original: Senso ´45 / Black Angel
    Año: 2002
    País: Italia
    Duración: 128 min.
    Dirección: Tinto Black
    Guión: Tinto Brass, basado en la novela “Senso” de Camillo Boito
    Música: Ennio Morricone

    Intérpretes

    Anna Galiena, Gabriel Garko, Franco Braciaroli, Antonio Salines, Simona Borini, Tinto Brass, Loredana Cannata, Erika Savastani, abrina Colle, Agostino Nani, Giulia De Gresy, Franco Barbero, Eleonora Mazzoni, Ciro Scalera, Maria Pia Colonnello, Hermann Weiskopf, Alessia Siniscalchi, Maurizio Prudenzi, Conchita Manfroi, Lele Masiol, Giorgia Reberschack, Max Parodi, Marina Pegoraro, Giuseppe Rossetto, Susanna Bugatti, Gianluca Magni, Francesca Tosetti, Mario Francini, Lucrezia Andreotti, Gianni Demartiis, Martina Andreotti, Lorenzo Vitturi, Isabel Vitturi, Alberto Garbizza, Jasmine, Osiride Pevarello, Carla Solaro, Claudio Bernabei, Madame X, Roberto Malone, Monica Del Pup, Claudio Castana, Michela Fruet, Carlo De Marino, Maria Grazia Morelli, Tony Leone, Silvana Archiapatti, Massimo Sangalli, Ivana Fontanabona, Filippo Belletti, Francesca Piovesan, Massimo Vanni, Emanuela Del Zampo, Milko D´Angelo, Silvia Demili, Paolo Signora, Camilla Ahluvist, Jacopo Molina, Lorenzo Branchetti, Lucas Di Medio y Danilo Maria Valli.

    Sinopsis

    La Italia fascista, durante la II Guerra Mundial. Atrapada en un infeliz matrimonio, Livia (Anna Galiena), la mujer de un ministro del gobierno comienza una peligrosa y autodestructiva relación con un engañoso oficial de las SS. La atracción que siente por el oficial alemán la llevará a introducirse en un mundo clandestino de perversión y juegos eróticos.

    Comentario

    Tinto Brass (“Salon Kitty”, “Caligula”), el más famoso de los directores eróticos italianos, firma aquí un drama erótico que muestra el descenso a los infiernos de la mujer de un ministro fascista de Mussolini, en una espiral de pasión y perversión con un oficial de las SS alemanas. Una historia esteticista estructurada en tres etapas, las perversiones... se inicia por caminos románticos, deriva en el erotismo más provocador y culmina aferrándose a un verdadero desfile en donde el porno toma sus facetas más evidentes.