BEN-HUR (1925)

    22
    Titulo original: Ben-Hur
    Año: 1925
    País: EE.UU.
    Duración: 194 min.
    Dirección: Fred Niblo
    Guión: Bess Meredyth y Carey Wilson, basado en la novela "Ben-Hur: A Tale of the Christ", de Lew Wallace, adaptada por June Mathis
    Música: William Axt y David Mendoza

    Intérpretes

    Ramon Novarro, Francis X. Bushman, May McAvoy, Betty Bronson, Claire McDowell, Kathleen Key, Carmel Myers, Nigel De Brulier, Mitchell Lewis, Leo White, Frank Currier, Charles Belcher, Dale Fuller, Winter Hall, Reginald Barker, John Barrymore, Lionel Barrymore, Clarence Brown, Gilbert Clayton, Gary Cooper, Joan Crawford, Marion Davies, William Donovan, Bill Elliott, Ray Erlenborn, Douglas Fairbanks, George Fitzmaurice, Sidney Franklin, Clark Gable, Rosita Garcia, Janet Gaynor, John Gilbert, Dorothy Gish, Lillian Gish, Samuel Goldwyn, Harry Gordon, Sid Grauman, William Green, Noble Johnson, Joyzelle Joyner, Rupert Julian, Henry King, Harold Lloyd, Carole Lombard, Myrna Loy, Cliff Lyons, Mickey Millerick, Carlotta Monti, Colleen Moore, Claude Payton, Mary Pickford, Satini Pualoa, Sally Rand, Leonora Summers, Tom Tyler, Fay Wray y Christiane Yves.

    Sinopsis

    El día de Navidad José (Winter Hall) y María (Betty Bronson), llegan a Belén donde tendrá lugar el nacimiento de Jesús, el anhelado mesías del pueblo judío, que llega al mundo observado por los Reyes Magos. La acción se sitúa en el año 26. Los hebreos sufren una violenta represión a manos de Roma. Judah Ben-Hur (Ramon Novarro), un joven judío, conversa con Messala (Francis X. Bushman), un antiguo amigo de la infancia que se ha convertido en centurión romano al frente de una de sus guarniciones. Sin embargo, ha pasado mucho tiempo desde entonces. Messala ya no es el mismo y la charla acaba en discusión. Entretanto, mientras la comitiva que acompaña al tirano Gratus, pasa al lado de la vivienda de Ben-Hur, se desploma un trozo de tejado. Las autoridades romanas lo interpretan como un atentado y Messala detiene inmediatamente tanto a Judah (que es sentenciado a perpetuidad a remar en las galeras) como a su madre y hermana. En Nazaret, camino hacia la flota adonde dirigen a Judah a cumplir con su pena, la columna de cautivos hace parada para calmar la sed frente a la carpintería de José. En contra de lo ordenado por un centurión, aparece Jesús (Claude Payton) y ofrece agua a un sediento Ben-Hur. Al cabo de tres años, la nave donde rema Judah es atacada por piratas. En medio del combate, el protagonista consigue escapar salvando al tribuno de la plebe Quinto Arrio (Frank Currier). Son rescatados de la balsa a la deriva en donde se encontraban por una flota imperial y Quinto Arrio agradece a Ben Hur los favores adoptándole y convirtiéndole en un atleta conductor de cuadrigas. Pero la añoranza de su tierra y su gente lleva a Judah a regresar a su lugar natal. Participa antes en Antioquía, regida por el jeque Ilderlim, como auriga enfrentándose a Messala. Además, una seductora joven egipcia intenta obtener los favores de Ben-Hur, pero es rechazada por este que, poco después obtiene una victoria en la que Messala muere. Con el dinero ganado, Judah recluta dos legiones para ofrecérselas a Jesús, a quien considera el salvador de su pueblo, pero este las rechaza predicando la paz. Judah se encuentra con los seguidores de Cristo, entre los que se encuentra María Magdalena, y se integra entre ellos. La bella Esther (May McAvoy), de quien Ben-Hur se enamora, reconoce a la familia de Judah entre unos leprosos y la conduce ante Jesús, que, ya camino del calvario, en uno de sus últimos actos, las cura milagrosamente. Tras la crucifixión de Jesús, Judah, su madre y su hermana regresan a su hogar con la convicción de que se inaugura una nueva era.

    Comentario

    Espectacular adaptación muda de la novela homónima de 1880 escrita por Lew Wallace, que cuenta la vida de Judah Ben-Hur en relación con la tradición sobre la vida de Jesús de Nazaret. Fue la segunda película de la historia del cine que se basaba en esta novela, tras la versión que dirigiera Sidney Olcott en 1907. El filme fue dirigido por Fred Niblo para la Metro-Goldwyn-Mayer y supuso un extraordinario éxito, aunque dados los inmensos costos de producción, no obtuvo grandes beneficios. La cinta cuenta con varias secuencias, entre otras la del Nacimiento, en color —conseguido mediante un sistema bicromático de Technicolor—, con la que se abre la historia. Los planos culminantes son, sin embargo, los de la carrera de cuadrigas, para la que se rodaron 56.000 metros de celuloide, reducidos por el jefe de montaje, Lloyd Nosler, a unos vertiginosos 210 metros de trepidante ritmo cinematográfico, que posteriormente William Wyller siguió paso a paso en su adaptación de 1959. La película duraba originalmente 194 minutos, aunque posteriomente, por razones comerciales, se redujo a 143 min. A estacar que entre la figuración sin acreditar, estaban todas las primeras figuras del Hollywood de la época.