BEARN O LA SALA DE LAS MUÑECAS (1983)

    Titulo original: Bearn o la sala de las muñecas
    Año: 1983
    País: España
    Duración: 118 min.
    Dirección: Jaime Chávarri
    Guión: Lola Salvador Maldonado, basado en una novela de Llorenç Villalonga
    Música: Francisco Guerrero. Temas musicales: “Mephisto Waltz”, de Charles Gounod; Marcha de “Las bodas de Fígaro”, de Wolfgang Amadeus Mozart; “Cosi fan Tutti”, de Wolfgang Amadeus Mozart; “Minuetto”, de Luigi Boccherini; “Divertimento in D Major Minuetto”, de Wolfgang Amadeus Mozart; y “Marcha fúnebre” de Wolfgang Amadeus Mozart.

    Intérpretes

    Fernando Rey, Ángela Molina, Amparo Soler Leal, Imanol Arias, Alfredo Mayo, Juana Ginzo, Concha Bardem, William Layton, Eduardo MacGregor, Elena Ceva, Mateu Grau, Lucía Gómez, Manuel Barceló, Pedro Caminals, Bernardo Cabot, Mauricio Gallardo, Juan Canellas, Ana Segura y María del Carmen Pons.

    Premios

    Premio del Jurado del Festival Internacional de Cine de Montreal Premio a la Mejor Actriz (Amparo Soler Leal) del Círculo de Escritores Cinematográficos.

    Sinopsis

    Mallorca, 1865. Se celebran los funerales por los señores de Bearn, cuyo lema siempre ha sido «antes morir que mezclar mi sangre». El capellán Juan Mayol, huérfano que desconoce su origen, decide reconstruir la historia de la familia: el viaje de Don Antonio (Fernando Rey) a París, su regreso a Bearn, la visita al Papa y su pasión por su sobrina Doña Xima (Ángela Molina).

    Comentario

    Adaptación de una novela de Llorenç Villalonga, con la que el director Jaime Chávarri quiso hacer una especie de película de Visconti a la española, aunque se quedó a medio camino. Una crónica casi costumbrista de la decadencia de la aristocracia mallorquina que Chávarri convierte en una obra de orfebrería. Durante el reinado de Isabel III, don Antonio, señor de Bearn, se rodea de una peculiar colección de personajes, su familia, reunida en torno a una historia común que el sacerdote adoptado como hijo por el cabeza de la familia describe en un relato plagado de encuentros con lo más granado de nuestros actores de la época, desde los entonces jóvenes Imanol Arias y Ángela Molina hasta Juana Ginzo, Amparo Soler Leal, Fernando Rey o Alfredo Mayo.