BÁRBARA (2012)

    Titulo original: Barbara
    Año: 2012
    País: Alemania
    Duración: 105 min.
    Dirección: Christian Petzold
    Guión: Christian Petzold
    Música: Stefan Will Temas musicales: "Nocturne g-moll Opus 15 nº 3", de Frédéric Chopin; "Cuban Blues", interpretado por Dresdner Tanzsinfoniker; y "At Last I Am Free", interpretado por Chic.

    Intérpretes

    Nina Hoss, Ronald Zehrfeld, Rainer Bock, Christina Hecke, Claudia Geisler, Peter Weiss, Carolin Haupt, Deniz Petzold, Rosa Enskat, Jasna Fritzi Bauer, Peer-Uwe Teska, Elisabeth Lehmann, Mark Waschke, Peter Benedict, Thomas Neumann, Anette Daugardt, Thomas Bading, Susanne Bormann, Jannik Schümann, Alicia von Rittberg, Selin Barbara Petzold, Jean Parschel, Christoph Krix, Kirsten Block y Irene Rindje.

    Premios

    Oso de Plata al Mejor Director en el Festival Internacional de Cine de Berlín Seleccionada para la Sección Oficial a concurso de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).
    Nominada a los Premios del Cine Europeo a la Mejor Película, a la Mejor Actriz (Nina Hoss) y al Premio del Público.

    Sinopsis

    Verano de 1980 en la República Democrática Alemana. Barbara (Nina Hoss), una médica, ha pedido autorización para marcharse definitivamente a Occidente. Como castigo, la trasladan de la capital a un pueblo. Jörg (Mark Waschke), su amante, que reside en el Oeste, prepara su huida. Barbara espera. El piso, los vecinos, el verano, el campo, nada parece importarle. Trabaja en el departamento de pediatría a las órdenes de André (Ronald Zehrfeld), un cirujano. Es cariñosa con los pacientes, pero distante con sus compañeros. Está convencida de que su futuro empezará en otro lugar. Pero André la sorprende. No entiende por qué confía en ella, en su profesionalidad. ¿Por qué no la denuncia por querer ayudar a una adolescente huida? ¿Le han encargado que la vigile? ¿Está enamorado de ella? El día de la huida se acerca y Barbara empieza a perder el control de sí misma, de sus planes y de su corazón.

    Comentario

    Christian Petzold "alemán del Oeste", como se decía en tiempos, ha vivido más de media vida con la siniestra sombra de El Muro. Y la otra media -como todo alemán que se precie- con la engorrososa carga de explicarse el asunto. Pero corre el tiempo y el engorro no acaba de estar claro ni siquiera para ellos. Esta vaguedad pasará con los años, seguro. La cuestión es que aun no ha pasado. Y se palpa abiertamente desde el guión que el propio realizador construye: de una parte, "Barbara" intenta comprender a los que se quedaron encerrados allí, al otro lado, sin la menor intención de fuga. Y de otra parte, se solidariza con los que no aguantaron más a través de un discurso facilón ("Uno se puede ser feliz aquí") y no del todo bien construído. Lo malo es cuando esos dos polos toman cuerpo en la persona de una mujer hecha y derecha y hacen de ella un personaje endeble, entre solemne y ficticio, tirando a inaudito. Total: que la historia de la acreditada doctora castigada en provincias acaba ahogada en los excesos: escesivos, los cambios de humor de ella, su esquematismo; más creíble resulta André, su compañero. Puro exceso también, el futuro que de pronto le plantea el novio. Y exceso de coincidencias en el tiempo y el espacio, la ayuda a la jovencita recluída, justo en el día y la hora en que Barbara tiene Occidente al alcance de la mano. Todo demasiado previsible; a estas alturas de la caída del muro se aprecian pocos matices en un asunto no tan trillado aun.