BAIT

    18
    Titulo original: Bait
    Año: 2000
    País: EE.UU. - Canadá - Hungría
    Duración: 119 min.
    Dirección: Antoine Fuqua
    Guión: Andrew Scheinman, Adam Scheinman y Tony Gilroy.
    Música: Mark Mancina. Temas musicales: “Concerto For Two Violins And Orchestra No. 3 In D Minor BWV. 1043”, de Johann Sebastian Bach; y “Life is sweet”, interpretado por Chemical Brothers.

    Intérpretes

    Jamie Foxx, David Morse, Robert Pastorelli, Doug Hutchison, Kimberly Elise, David Paymer, Mike Epps, Jamie Kennedy, Nestor Serrano, Kirk Acevedo, Jeffrey Donovan, Megan Dodds, Tia Texada, Neil Crone, Matthew Witherly, Jason Jones, William Lynn, Glyn Thomas, Victor A. Young, Don Allison, Paul Miller, Gouchy Boy, Arnold Pinnock y Clé Bennett.

    Sinopsis

    Se han producido dos robos realizados por diferentes ladrones. En uno de ellos, Alvin (Jaime Foxx) un ratero de poca monta ha robado en una fabrica de langostinos; en el otro, los criminales Jaster (Robert Pastorelli) y Bristol (Doug Hutchison), han asaltado la Reserva Federal del oro y se han llevado más de 40 millones de dólares en lingotes, después de matar a varios policías. Uno de los criminales, Bristol, traiciona a su compañero Jaster, por lo que éste termina en la cárcel, en donde comparte celda con Alvin. Tras sufrir un ataque al corazón, y como le queda poco tiempo de vida, las últimas palabras de Jaster son para Alvin a quien le da un mensaje codificado para que éste se lo entregue a su esposa y, además, le confía una pista en clave sobre el oro que escondió antes de que le metieran en prisión. En ese momento, entra en escena un investigador del Tesoro encargado del caso, Clenteen (David Morse), que hará todo lo posible para conseguir recuperar el oro y le ofrece a Alvin la libertad a cambio de colaborar con él. Año y medio después, Alvin se convertirá, sin saberlo, en el cebo (bait) de una caza, pues el agente del Tesoro Clenteen, que le interrogó poco después de la muerte de Jaster y que va en busca del cerebro que hubo tras el robo del oro, tiene la certeza de que Alvin sabe más de lo que dice. A punto de quedar en libertad, hay algo que Alvin no comprende. No sabe porqué su sentencia por pequeños hurtos ha sido borrada de sus antecedentes ni tampoco por qué le han caído de la nada más de 10.000 dólares sin muchas explicaciones. Lo que Alvin tampoco sabe es que ademas de ser el cebo, le han implantado un chip electrónico para que esté siempre localizable. Todo, dentro de un sinuoso plan del gobierno, para capturar al asesino Bristol,. Pero Alvin está empezando a desconfiar. Una vez en la calle, Alvin intenta reconducir su vida. Para ello debe solucionar los problemas con su novia Lisa (Kimberly Elisa) y solucionar un par de asuntos pendientes.

    Comentario

    Antoine Fuqua, un reconocido director de vídeos de publicidad y musicales por los que ha recibido varios premios, tuvo un buen debut cinematográfico con el thriller “Asesinos de reemplazo” (1998), su anterior película. Está protagonizado por el actor y cantante Jamie Foxx (“Ray”), que es aquí un ladrón encarcelado por un robo menor, que termina siendo liberado en poco tiempo gracias a su conexión con un peligroso criminal con quien compartía celda y que es utilizado como cebo por el FBI.