ATARNAJUAT, LA LEYENDA DEL HOMBRE VELOZ

    13
    Titulo original: Atarnajuat
    Año: 2001
    País: Canadá
    Duración: 172 min.
    Dirección: Zacharias Kunuk
    Guión: Paul Apak Angilirq
    Música: Chris Crilly

    Intérpretes

    atar Ungalaaq, Sylvia Ivalu, Peter Henry Arnatsiaq, Lucy Tulugarjuk, Madeline Ivalu, Pauloosie Qulitalik, Eugene Ipkarnak, Pakak Innuksuk, Neeve Irngaut, Abraham Ulayuruluk, Apayata Kotierk, Mary Qulitalik, Luke Taqqaugaq, Alex Uttak, Eric Nutarariaq, Stephen Qrunnut, Pipily Akkitirq, Mary Angutautuk, Charlie Qulitalik, Atuat Akkitiq, Catherine Alaralak, Susan Kublu, Samueli Ammaq, Micheline Ammaq, Lucien Ukkalianuk, Therese Ukkalianuk, Felix Alaralak, Elizabeth Nutarakittuq, Jenny Irngaut, Rita Ijjiraq, Andrew Uyarasuk, Cindy Paniaq, Lou Paula Kunuk, Maggie Ukkalianuk, Arsene Ivalu, Racheal Uyarasuk, Catherine Arnatsiaq, Reena Qulitalik, Bernice Ivalu, Mark Alaralak, Isa Akkitirq, Laurent Arnatsiaq, Isa Ammaq, Cora Akkitirq, Steven Akkitirq, Wilma Ammaq, Daniel Akkitirq, Hayley-June Ammaq, Colleen Ulayuruluk y Andrew Micheli

    Premios

    Cámara de Oro a la Mejor ópera prima en el Festival de Cannes

    Sinopsis

    En el vasto ártico canadiense, el pueblo inuit ha vivido durante generaciones con una leyenda que ahora vuelve a la vida. En un tiempo en el que el mundo de los espíritus y del hombre comparten una paz común, un chamán conjurará un hechizo de oscuridad para dividir a una tribu. Atanarjuat (Natar Ungalaaq) es el objeto de su ira: se apoderará de su mujer, matará a su hermano y lo condenará al exilio. Pero para un auténtico inuit no existen las distancias.

    Comentario

    Igloolik es una comunidad de 1200 habitantes situada en una pequeña isla de la región de Baffin, al norte del Ártico canadiense, cuya evidencia arqueológica indica que ha estado habitada durante 4000 años. La película ofrece una visión auténtica de esta cultura y de esta tradición oral, desde el punto de vista inuit. Durante incontables generaciones, los mayores de Igloolik han mantenido viva la leyenda de Atanarjuat para enseñar a los jóvenes inuits los peligros de situar los anhelos personales por encima de las necesidades del grupo.