ASESINO EN SERIO

    17
    Titulo original: Asesino en serio
    Año: 2002
    País: México – España
    Duración: 84 min.
    Dirección: Antonio Urrutia
    Guión: Javier Valdés y Carlos Puig, según una novela de Javier Valdés.
    Música: Frederíco Bonasso

    Intérpretes

    Santiago Segura, Jesús Ochoa, Ivonne Montero, Eduardo España, Daniel Giménez Cacho, Rafael Inclán, Diego Jáuregui, Gabriela Roel y Mario Oliver.

    Premios

    Seleccionada para el Festival de Cine de Sitges

    Sinopsis

    ¿Que tienen en común Jack el Destripador, Hannibal Lecter y Charles Manson? Todos han pasado a los anales de la historia por ser asesinos en serie, personajes crueles y despiadados que hacían de la tortura y el sufrimiento su razón de existir. Pero no habían contado con que un nuevo asesino en serie eclipsaría su trabajo para siempre. Un asesino tan despiadado que ha refinado el arte de la muerte hasta límites escalofriantes. Un personaje que para matar a sus víctimas utiliza un arma definitiva: el megaorgasmo. Algunas jóvenes prostitutas aparecen muertas con una extraña sonrisa en la cara y el dictamen del forense es claro: la causa de la muerte es un megaorgasmo. De la investigación se encarga el comandante Martínez (Jesús Ochoa), que como excelente y meticuloso profesional que es, deberá aprenderlo todo sobre los secretos antropológicos del orgasmo y combinarlos con la más avanzada medicina forense y su propia sexualidad. Después de un arduo trabajo de investigación (después de todo, nunca aparece el arma asesina) en el que se enfrenta a conflictos burocráticos, falsas pistas y callejones sin salida, Martínez consigue encontrar al asesino. A partir de ese momento, su vida privada y su visión profesional toman un vuelco radical: el comandante perfecciona la fórmula del placer.

    Comentario

    Una comedia policíaca hispano-mexicana con la que el director azteca Antonio Urrutia debuta en el largometraje tras haber estado nominado al Oscar con su corto De tripas corazón. Para este debut, Antonio Urritia ha contado con dos padrinos de excepción, el director mexicano Guillermo del Toro, responsable de títulos como El espinazo del diablo o Blade 2 y el español Santiago Segura (también protagonista), ambos coproductores del filme. Se basa en una novela de Javier Valdés con guión del propio autor y se mueve por el terreno del humor muy negro.