ARTHUR Y LA VENGANZA DE MALTAZARD

    31
    Titulo original: Arthur et la vengeance de Maltazard
    Año: 2009
    País: Francia
    Duración: 93 min.
    Dirección: Luc Besson
    Guión: Luc Besson y Céline Garcia.
    Música: Eric Serra. Temas musicales: "The Ride of the Valkyries", de "Die Walküre" de Richard Wagner; "Still D.R.E.", interpretado por Dr. Dre and Snoop Dogg; y "Poker Face", interpretado por Selena Gomez.

    Intérpretes

    Freddie Highmore, Mia Farrow, Asa Butterfield, Logan Miller, Robert Stanton, Penny Balfour, Ron Crawford y Matthew Gonder

    Sinopsis

    Arthur (Freddie Highmore) está muy contento porque esta noche termina el décimo ciclo de la luna y por fin podrá regresar a la tierra de los Minimoys, los diminutos seres que viven en el jardín, para reencontrarse con Selenia. En la aldea de los Minimoy han preparado un enorme banquete en su honor y la pequeña princesa se ha puesto su vestido de pétalos de rosa para la ocasión. Pero el padre de Arthur escoge justo este día, que lleva tanto tiempo esperando, para anunciar que acortan sus vacaciones y adelantan la marcha de casa de la abuela (Mia Farrow). Cuando la familia está a punto de marcharse, una araña deposita un grano de arroz con un mensaje de socorro en la mano de Arthur. Eso sólo puede significar una cosa… ¡Selenia está en peligro! Arthur no se lo piensa dos veces y decide ir en su rescate. Aunque para ello tenga que improvisar un arriesgado camino, cayendo primero en el bar de Max, topándose con las tropas de Kröb, el nuevo tirano de los Siete Reinos, salvarle la piel a Betameche, luchar contra ratas, ranas y arañas peludas… Sólo para descubrir, cuando llega a la aldea de los Minimoys, que ellos no le habían mandado el mensaje. ¿Quién puede haberle tramado esta trampa tan astuta al joven héroe?

    Comentario

    Segunda entrega del tríptico que combina imagen real y animación del frances Luc Besson iniciado con “Arthur y los Minimoys” y que finaliza con “Arthur y la guerra de los dos mundos”. Besson realizó este filme 8 años después de la primera entrega. La trilogía se inspira en cuatro cuentos infantiles del propio Luc Besson sobre un niño que descubre que en el jardín de la casa de su abuela habitan unos seres diminutos llamados Minimoys. Aquí la acción se convierte en un protagonista más del filme y la historia se vuelve más poética. Parte de la aventura se desarrolla en Paradise Alley, un lugar que Besson recreó mezclando alegorías del Broadway neoyorquino y del Pigalle patisino, la ciudad de las luces por excelencia. En ese lugar las señales de neón son luciérnagas y los coches son insectos de colores.