ARRÁNCAME LA VIDA

    37
    Titulo original: Arráncame la vida
    Año: 2008
    País: México
    Duración: 107 min.
    Dirección: Roberto Sneider
    Guión: Roberto Sneider, basado en la novela homónima de Ángeles Mastretta
    Música: Leonardo Heiblum y Jacobo Lieberman

    Intérpretes

    Ana Claudia Talancón, Daniel Giménez Cacho, José María de Tavira, Mariana Peñalva, Irene Azuela, Jake Koenig, María Aura, Danna Paola, Metztli Adamina, Alain, Rodolfo Almada, Andrea Arámburo, Marta Aura, Carmen Beato, Fernando Becerril, Julio Bracho, Iván Bronstein, Delia Casanova, Joaquín Cosio, Marcia Coutiño, Rubén Cristiany, Rafael Cuervo, Vicky de Fuentes, Abundino Díaz Alcantara, Camila Fuentes, Guillermo Gil, Aranza Gleason, Federico González Compeán, Alberto Guerra, Max Gutiérrez, Jesús Jiménez, Emilio Lechón, Eugenia León, Surya MacGregor, Alejandra Marín, Itari Marta, Patricia Martínez de Velasco, Pilar Ixquic Mata, Arantza Moreno, Gina Morett, Ana Ofelia Murguía, Concepción Ojeda, Concepción Ojeda Jr., Pilar Padilla, Andres Pardave, Enrique Paredes, Salvador Parra, Victor Partida, Julián Pastor, Flor Payán, Leticia Pedrajo, Álex Perea, Jorge Reynoso, Carolina Rincón, Elvira Ruiz, José Carlos Ruiz, Gael Sánchez, Rafael Sánchez Navarro, Alicia Santillana, José Sefami, Alfredo Sevilla, Carla Sneider, Camila Sodi, Itza Sodi, Alejandro Usigli, Isela Vega, Humberto Velez, Rocío Verdejo y Mario Zaragoza.

    Premios

    Premio Ariel de la Academia de Cine de México al Mejor Diseño de Arte Película de clausura del Festival Cines del Sur de Granada.

    Sinopsis

    La historia de una mujer que busca la libertad en una Puebla machista de 1930. Catalina Guzmán (Ana Claudia Talancón) es una joven adolescente de una humilde familia que encuentra en Andrés Ascencio (Daniel Giménez Cacho), un oficial del ejército mucho mayor que ella, un hombre simpático y poderoso, una vía para salir de su pequeño mundo, de acceder a cosas más a la medida de su curiosidad y sus ganas de vivir. Pero muy pronto descubre que al haber ligado su vida a la de Andrés, también está perdiendo su libertad. Desde el inicio de su relación el carácter hosco e impositivo del ya general Ascencio choca con la rebeldía y frescura de Catalina. Con una total falta de escrúpulos, el general Ascencio logra escalar peldaños dentro de la política mexicana y, de ser gobernador de Puebla, salta a la oficina del presidente de la República. Catalina tiene que vencer antes que nada su propia fascinación por el personaje que es Andrés, por todo lo que le trae a su vida. Pero Catalina ha dejado de estar feliz con Andrés. Está creciendo, descubriendo el mundo y de pronto se da cuenta de que no es libre, de que quiere serlo. Pero liberarse de ese hombre tan poderoso en el México de 1930 es poco menos que imposible. Cuando Catalina trata de huir, Andrés le impide llevarse a sus hijos, la hace seguir. Catalina se da cuenta de su impotencia ante Andrés. A lo largo de los años Catalina va conformándose como el contrapeso de su esposo, si bien no con el poder, al menos bajo la forma de conciencia reprochadora que se sensibiliza ante las causas de los oprimidos. Catalina empieza a vivir como mujer cuando entra al Palacio de Bellas Artes y conoce al director de la orquesta, Carlos Vives (José María de Tavira). Vives es la contraparte de Andrés. Vives es moral, casi idealista, joven, guapo, aunque también ambicioso. Y Vives trata a Catalina como un igual. Catalina ve con él lo que pudo haber sido su vida, lo que aún podría ser. Pero Vives también quiere el poder, aunque lo quiera por causas legítimas. Andrés descubre en Vives a un rival (tanto en lo político como con su mujer), y lo manda matar sin aspavientos, como se deshace de todo aquel que le estorba. Y no es hasta que Catalina sufre en carne propia las consecuencias de ese poder arrollador, que decide que no puede seguir siendo cómplice y víctima de ese poder. Esto provocará la ruptura definitiva de Catalina y Andrés, que desembocará en el asesinato de éste a manos de su esposa.

    Comentario

    Entre un mundo de política, corrupción, adulterio, asesinato y amor se desarrolla la historia de Andrés Ascencio y Catalina Guzmán, interpretados por Ana Claudia Talancón y Daniel Giménez Cacho,, de su relación amorosa, de las relaciones y el poder entre hombres y mujeres, de los cómplices del poder. La película adapta la que fue la primera novela de la escritora Ángeles Mastretta, y desarrolla una historia de amor, poder, corrupción y traición a través de la azarosa vida de una mujer que ansía la libertad en la machista sociedad mexicana de los años treinta. Tras la cámara Roberto Schneider (“Dos crímenes”), que ha buscado retratar no sólo al hombre que fue gobernador, sino además quienes fueron los que se enriquecieron junto con él, que ejercieron el poder no sólo político, sino también el económico.