ARDIENTE PACIENCIA

    69
    Titulo original: Ardiente paciencia
    Año: 1983
    País: Portugal - Alemania
    Duración: 80 min.
    Dirección: Antonio Skármeta
    Guión: Antonio Skármeta, basado en su novela “El cartero de Neruda (Ardiente paciencia)”
    Música: Roberto Lecaros. Temas musicales: "Mr. Postman", interpretado por The Beatles, y "J'ai attendre", interpretado por Edith Piaff.

    Intérpretes

    Roberto Parada, Óscar Castro, Marcela Osorio, Naldy Hernández, Antonio Skármeta, Miguel Viqueira y Radomiro Spotorno.

    Premios

    Colón de Oro del Jurado y Colón de Oro del Público en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva

    Sinopsis

    Mario Jiménez (Óscar Castro), es un joven y humilde cartero en Isla Negra, (Chile), donde la única persona que recibe y envía correspondencia es el poeta Pablo Neruda (Roberto Parada). Jiménez admira a Neruda y espera pacientemente que algún día el poeta le dedique un libro, o que se produzca algo más que un brevísimo cruce de palabras y el pago de la propina. Su anhelo se verá finalmente recompensado y entre ambos se entablará una relación muy peculiar, lo que hará que el joven cartero se decida a pedirle ayuda para escribir poemas a la mujer que ama. Pese a la inicial oposición de la madre de la muchacha, y gracias a la complicidad de Neruda, la pareja inicia una relación que acaba en boda. Pero el poeta deja la isla, destinado como embajador de Chile en París. Allí se le comunicará que ha ganado el Premio Nobel de Literatura. Su discurso en la Academia Sueca es seguido por televisión desde Isla Negra con emoción. Sin embargo, la enrarecida atmósfera que se vive en el Chile de aquellos años precipitará un dramático desenlace con el golpe de estado provocado por los militares cuando Neruda esté ya de regreso en su casa.

    Comentario

    El novelista Antonio Skármeta debutó como director de cine con esta única película en la que llevaba a la pantalla su propia novela, que tiene como personaje central al poeta Pablo Neruda, en su casa de Isla Negra, en la costa chilena. Es una visión del Neruda íntimo, lleno de ternura y de entrañable ironía en una película que pone de manifiesto la unión del amor, la poesía y la sensibilidad popular que inspiraron la vida y la obra del poeta. La película fue rodada en Portugal por actores chilenos exiliados, que habían pasado por campos de concentración tras el golpe de estado de Pinochet. El propio Skármeta interpreta en el filme un pequeño personaje. La misma novela de Skármeta volvería a ser llevada al cine más de dos décadas después por el británico Michael Radford con el título de “El cartero (y Pablo Neruda)”