AQUELLOS TIEMPOS DEL CUPLÉ (1958)

    317
    Titulo original: Aquellos tiempos del cuplé
    Año: 1958
    País: España
    Duración: 86 min.
    Dirección: José Luis Merino y Mateo Cano
    Guión: Alfonso Paso, Antonio Vich, J. M. Iglesias, Jorge Griñán, José Luis Merino.
    Música: Manuel Monreal. Temas musicales: “El lindo Ramón”, interpretado por Lilián de Celis; “La chica del 17”, interpretado por Lilián de Celis; “Cruz de guerra”, interpretado por Lilián de Celis; “Yo quiero un auto”, interpretado por Lilián de Celis; “Bajo los puentes del Sena”, interpretado por Lilián de Celis: “Muñecos”, interpretado por Lilián de Celis; “Las tardes del Ritz”, interpretado por Lilián de Celis; “Amor japonés”, interpretado por Lilián de Celis;, “Ven marido ven”, interpretado por Lilián de Celis; y “Amor de muñecos”, interpretado por Lilián de Celis.

    Intérpretes

    Lilián de Celis, Rafael Luis Calvo, Ángel Jordán, Manuel Monroy, Gérard Tichy, Rafael Bardem, Mario Berriatúa, José Calvo, Roberto Camardiel, Matilde Muñoz Sampedro, Félix de Pomés, Pastor Serrador, Josefina Serratosa, Amelia de la Torre, José Aguilar, Tota Alba, Carmen Aldaco, Ángel Álvarez, Rafaela Aparicio, Manuel Arbó, Pedro Beltrán, Joaquín Bergía, Xan das Bolas, Rufino Inglés y Erasmo Pascual.

    Sinopsis

    Corre el año 1914. Bigotes, levitas; moderados y progresistas en el Congreso. Un organillo deja oír sus notas alegres en un rincón de la plaza y en otro un vendedor ambulante vende un elixir maravilloso, único remedio eficaz contra la solitaria, ese feroz enemigo de la Humanidad del que hay fundadas razones para creer que hasta los ingleses la padecen. Mercedes Pavón, famosa artista del cuplé, ansía un hogar, una familia. Jorge, su maestro, autor de las canciones que ella interpreta, determina romper cuantos idilios surgen al paso de Mercedes a la que en silencio ama, aunque finge un interés por ella meramente profesional. Tres son los hombres que se cruzan en la vida de Mercedes: Ramón Escrivá, teniente de Húsares, a quien solicita con ridículos arrumacos, Sonsolitas; Camilo, barón de Togor, popular sportman, subvencionado espiritualmente por la marquesa viuda de Tolón, halla a Mercedes en el balneario de Beauchamps, en la jira artística por Francia. El ardor con que Camilo se entrega al deporte sorprende a propios y extraños; y una foto servirá para que Mercedes se separe de Julio Olvedo, político arribista ascendido al Congreso y enamorado sinceramente de la Pavón. Ella misma renuncia a lo que es el sueño de su vida, presionada por el Gobierno, en trance de crisis, si Olvedo no se incorpora al Congreso. Los amores con una cupletista desacreditan a Olvedo. El propio Jorge intenta, noblemente, arreglar la situación, convencido de que, en realidad, ha deshecho la auténtica felicidad de Mercedes. Confiesa todo. Mercedes quiere retirarse del teatro; pero en la función de despedida afirma, hablando al público, que hay un hogar en el teatro, en las bambalinas, en los aplausos del público. Por tanto, no se trata de un adiós, sino de un hasta luego. Jorge se da cuenta de que ella ha comprendido que no le guió en sus ardides un interés material, sino el amor que él ha llevado en silencio tantos años junto a ella. Salta jubiloso al escenario y abraza a Mercedes, dichosos ambos, entre las ovaciones del público.

    Comentario

    Un drama musical ambientado en la segunda década del siglo XX, realizado por José Luis Merino y Mateo Cano, con la colaboración en el guión del dramaturgo, director y guionista Alfonso Paso, al servicio del lucimiento de la famosa Lilián de Celis, en el papel de una cupletista sin demasiada fortuna en amores. A destacar el excelente plantel de secundarios con lo mejor de los actores de reparto del cine español de la época.