APUNTES PARA UNA PELÍCULA DE ATRACOS (2018)

    24

    Madrid. 26 de Agosto de 2013. Una banda de atracadores, encapuchados y ataviados con la camiseta del Rayo Vallecano, “equipo de los proletarios” por excelencia de la liga española, es detenida al salir por una boca de alcantarilla tras atracar una sucursal de Bankia, institución bancaria rescatada por el gobierno con motivo de la crisis y uno de los epicentros de la corrupción y especulación financiera que ha sacudido España en las dos primeras décadas del siglo XXI. Se acusa a esta “banda del Rayo” de siete golpes desde 2010. Todos ellos con el mismo modus operandi, butrón desde el alcantarillado, apenas practicado en España y considerado por su dificultad propio de la “aristocracia del crimen”. La opinión pública queda perpleja ante la audacia y sofisticación de estos atracadores de Vallecas, barrio asociado a la lucha obrera y los estragos de la heroína en los 80. La detención sucede en el peor momento de la crisis: el rechazo a la institución bancaria es tal, que los medios se hacen amplio eco de la captura de la “banda del Rayo”. Llaman a Flako, su líder, el “Robin Hood de Vallecas”. Leyendo las noticias es imposible no imaginarse una película del mejor cine negro: aquel que es reflejo de la sociedad. Al menos, eso piensa Siminiani, un documentalista que siempre soñó hacer una peli de atracos. Siente que ésta es su oportunidad. Pero claro, Siminiani no ha visto una pistola en su vida. No sabe nada de atracadores ni policías. Debería conocer la historia de primera mano. ¿Quién es ese Robin Hood de Vallecas? ¿Cuáles son sus motivos? ¿Cómo aprendió a moverse por el subsuelo?… Fácil decirlo, no tan fácil hacerlo. Consigue averiguar en qué prisión cumple condena el Robin Hood y le escribe una carta como quien lanza al mar un mensaje en una botella. Es enero de 2014. Contra todo pronóstico, dos semanas después recibe contestación. Comienza así una larga e intensa correspondencia en la que, más allá del complejo modus operandi de la banda y la tradición familiar del “oficio” de butronero, han surgido motivos de muy distinta índole. Desde la novedosa paternidad que atracador y cineasta comparten hasta el proyecto de ayudar al Robin Hood de Vallecas a publicar su autobiografía como primer paso para llegar a hacerla anhelada película de atracos. Este documental es la crónica de una amistad entre un cineasta y un atracador con un objetivo común: hacer una película de atracos.