ÁNGELES DE NEGRO

    36
    Titulo original: Assassino dei giorni di festa / Ángeles de negro
    Año: 2002
    País: España – Italia
    Duración: 95 min.
    Dirección: Damiano Damiani
    Guión: Giampaolo Serra y Giovanni Ammendola, basado en la obra Asesinos de los días de fiesta, de Marco de Nevi.
    Música: Peppe D'Onghia

    Intérpretes

    Sara D'Amario, Domenico Fortunato, Carmen Maura, Agnese Nano, Riccardo Reim, Leonardo Ferrantini, Gianmarco Giovi, Pedro Reyes y Gloria Muñoz.

    Sinopsis

    Argentina, 1950. A un grupo de actores, ambulante, se les ocurre la idea de interpretar el papel de familiares desesperados, en los velatorios de la ciudad, para cometer pequeños robos insignificantes. Un día deciden ir al velatorio de un tal Lallane, notorio e insigne embalsamador taxidermista. En el velatorio descubren que el muerto estaba solo en el mundo, sin parientes ni herederos, que pudieran reclamar su gran riqueza. Después de una minuciosa búsqueda, descubren que la mujer del muerto está embalsamada en una capilla secreta, y que su muerte no fue oficial. Entonces deciden interpretar su mejor obra, Lucrecio (Sara D’Amario) se trasviste y se hace pasar por Esme, la mujer del fallecido, haciendo ver que esta vuelve de París, y los demás se hacen pasar por parientes de Lallane, y de esta manera conseguir la herencia.

    Comentario

    Comedia de trasfondo social del italiano Damiano Damiani, director que ganó la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián con La isla de Arturo en 1962. Temas como el teatro ambulante, la interpretación, la picaresca o la soledad aparecen como fondo del filme. Damiani es un director que ha tocado temas que van desde el drama a la denuncia política pasando por títulos como Amityville II y la serie de televisión La Piovra. Aquí firma un drama sobre la picaresca lleno de intriga, llantos y situaciones límite hasta el final, en el que un grupo de cómicos que malviven con su compañía de teatro viajando de pueblo en pueblo deciden acudir a velatorios y cobrar por interpretar el papel de parientes desesperados.